3
 
 
 

Los agravios argentinos hacia Lionel Messi no dan tregua. Siempre tuve la sensación, desde el Mundial de Suráfrica, que Leonel Messi sólo cometió un error en su vida: haber elegido a la Selección de Argentina y no a la de España. Siendo niño, Messi y su familia tuvieron que irse de su país natal para solucionar el problema de crecimiento porque allí nadie le tendió la mano a pesar de haber tocado las puertas de los clubes grandes. Es la primera cuenta que Argentina le debe a Messi. El niño de Rosario, que jugaba fútbol de maravilla, tuvo que viajar con su familia a Barcelona tratando que su estatura fuera acorde con su edad. Allí su ángel fue Carles Rexach que lo promovió ante el equipo barcelonés. La historia es conocida por todos.

Nadie supo de Messi en Argentina, nadie se interesó por él, hasta cuando debutó en el club catalán de la mano de Ronaldiho y se interesaron en él gracias al astro brasilero que no se cansó de ayudarlo, protegerlo y promoverlo.

Futbolísticamente, Argentina no tuvo nada que ver con Messi a excepción de Newell's Old Boys de Rosario donde lo recibieron a los cinco años hasta que se percataron que no podían ayudarlo en el caso médico clínico de su deficiencia de la hormona del crecimiento llamada Somatotrofina. Rexach lo hizo ver por los endocrinólogos que hicieron, gracias a su tratamiento, no solo un milagro para la vida misma sino para el fútbol.

La consolidación de Messi en el Barcelona hizo que Argentina “sacara pecho” por él reclamando una paternidad impostada por cuanto Lionel nunca jugó en el fútbol profesional de su país natal.

Hace mucho tiempo que la malquerencia argentina ha golpeado a Messi. Que sus hijos nacieron en España. Que no se sabía el himno. Que no comía asados sino paella. Que no tomaba vinos argentinos de  la región de Mendoza y San Juan sino españoles de la Riviera del Duero, de Jerez y La Rioja.

Ataque tras ataque sin cuartel. Por eso reitero que la única decisión equivocada en su vida fue haber optado por selección de su país de nacimiento y no la del país que lo adoptó y que lo respeta.

Si Messi así lo hubiera hecho, ya tuviera un título del mundo. En Suráfrica, cuando la Selección de España ganó el campeonato, el mismo periodismo ibérico y figuras públicas se lamentaban de no ver a Messi con sus compañeros del Barcelona, jugando a lo Barcelona en la selección, y ganando el máximo trofeo del fútbol.

Mientras eso pasaba, al pobre Messi le tocó soportar a Maradona como técnico y una dolorosa eliminación 4x0 con Alemania. En ese Mundial, la fórmula maradoniana fue “entréguenle el balón a Messi que él resuelve”. Solo era imposible.

Justamente después de esa humillación, Julio Grondona, el padrino del fútbol argentino, declaró en la zona de prensa del Estadio Cape Town de Ciudad de Cabo al preguntársele por Messi, que “Messi es el único bueno, los malos son sus compañeros” tratando de acallar la avalancha de improperios lanzados para Messi igual que pasó en Brasil e igual como pasa ahora en Rusia.

Es muy triste ver a Messi avasallado, aburrido, impotente. Tal vez en la parte más interna de su ser tendrá esa decisión como el gran error de su vida. Haber jugado para la selección argentina y no con la selección española. Es que de desagradecidos está lleno el mundo…

 
Mundial de Fútbol en Rusia
Suramérica de mal en peor…

Aquí Moscú. El panorama de las selecciones suramericanas en la Copa del Mundo de la FIFA en Rusia ha pasado de mal a peor. En la jornada del jueves, Perú terminó eliminado luego de su segunda derrota consecutiva y Argentina quedó cuasi eliminada al perder por goleada y superioridad futbolística 3-0 con la Croacia de Luka Modric. Brasil jugará hoy con Costa Rica en San Petersburgo y Colombia contra Polonia el domingo en Kazán con la obligación de ganar para no quedar por fuera del mundial también. Sólo Uruguay ha salvado el prestigio del fútbol nuestro clasificando a segunda ronda en el Grupo A, junto a Rusia, ganando sus dos primeros partidos por el mismo marcador 1x0 a Egipto y Arabia Saudita.

No está de más recordar que, en el clasificatorio pasado, todas las selecciones nuestras sufrieron el síndrome de la abstinencia futbolística a excepción de Brasil, a partir de la llegada de Tite para reemplazar a Dunga, después de la Copa América Centenario en Estados Unidos. De manera que quienes están sufriendo por sus selecciones hoy, ya lo hicieron en el pasado reciente.

Hoy día, Uruguay ha clasificado ya, en el Grupo A, junto a Rusia. En la última fecha les tocará enfrentarse entre sí para definir  1º y 2º. En ambas situaciones, los posibles rivales serán España o Portugal 1º y 2º del Grupo B o tal vez, en un giro inesperado Irán que es 3º. Quiero decir que, en el primer caso, terminar 1º o 2º da lo mismo al tener que enfrentar a selecciones de peso como la española y la portuguesa.

La Selección de Perú firmó su eliminación al caer 1x0 con Dinamarca y, por el mismo marcador, ante Francia. Le queda un partido vs. Australia pero no podrá sumar más de tres puntos. Francia tiene 6 y Dinamarca 4. Ya no tiene posibilidades.

Los peruanos siguieron jugando de manera vistosa pero, con poca efectividad. Es un equipo agradable al espectador pero es demasiado liviano. No tiene ni la potencia, ni la intensidad, ni la definición en ataque. Palabras más, palabras menos, sin gol no hay éxito.

Ayer comentábamos viendo el juego ante los franceses que, tanto pelear con la FIFA para incluir a Guerrero en la lista de 23 para ver tan pobre desempeño del ariete peruano. Cada vez que la televisión lo ha enfocado en partidos o zona periodística ha servido para ver una cara que sufre, que arruga la frente, que se “malaya” como sufriendo de impotencia.

Lo de Argentina fue deprimente. Cayó 3x0 con Croacia que la avasalló, la sometió, y la goleó. El DT Sampaoli regresó a sus orígenes jugando con tres defensores en el fondo, después de empatar con Islandia con línea de cuatro, y fue para peor. No es muy común ver jugar a Argentina tan deficientemente mal como se le vio a pesar de tener al pobre Messi intentando hacer el trabajo de los diez jugadores que lo “acompañaron”.

Con sólo un punto, luego de dos partidos, los argentinos tendrán una noche larga esperando el juego Nigeria vs. Islandia en Volgogrado. Si Islandia gana habrá sumado cuatro puntos en dos juegos con lo que dejaría casi eliminados a los argentinos que quedarían con un punto y diferencia de goles de -3 (1-4). En la última fecha Argentina se medirá a Nigeria e Islandia a Croacia.

Ahora vendrán las actuaciones de Brasil ante Costa Rica hoy y de Colombia vs. Polonia el domingo. A ambas selecciones sólo les sirve ganar. Brasil tiene un punto. Colombia ninguno. Si Brasil empata nuevamente, o tiene la desdicha de perder, deberá esperar el último juego vs. Serbia. Colombia si empata podrá sumar cuatro puntos ganando en la última fecha al fuerte Senegal pero, también, jugará con los resultados de Japón vs. Senegal y Japón vs. Polonia. Si Colombia pierde nos despediremos del mundial a falta de un partido. Depender de otros en estos torneos es como prestarle la vida al destino.

La Suramérica fuerte y ganadora de otros mundiales ha sufrido la falta de fútbol y eficiencia y está al borde de ser el continente de peor actuación aquí en Rusia. Es que sólo ha sumado 8 puntos de 24 disputados de los cuales 6 son de Uruguay el único clasificado.

Hasta ahora mal, muy mal…


El fútbol, tan relativo como la vida…

Lo relativo de las cosas también está presente en el fútbol. Escuchando la reacción de colegas, no uruguayos, sobre los resultados de la selección charrúa solicitando verla jugar diferente a lo que es la celeste o un periodista sí uruguayo quejándose porque sólo ha ganado 1x0 los dos partidos ante Egipto (sin Salah) y Arabia Saudita no resistí pensar que, si en lugar de Uruguay fuera Colombia, estaríamos felices, muy contentos y presupuestando futuro. Pero no, hoy los que están  tratando de conseguir luz para iluminar a la selección confusa que vimos en la derrota ante los japoneses, somos nosotros. Lo que es motivo de insatisfacción para algunos es solución para otros.

México le ganó, en marcador, desarrollo del juego e interpretación del mismo, a Alemania y lo que es motivo de alegría y fiesta para los manitos es una de las pocas derrotas de los teutones en estos torneos que “no les preocupa” porque confían en que volverán a estar optando por la Copa Mundo en el juego final. En cuatro de sus ocho finales los alemanes las jugaron aun perdiendo en primera ronda. Le pasó a España en Suráfrica cuando perdió con Suiza en el debut coronándose después en la final de Johannesburgo con triunfo sobre Holanda.

Y así. Egipto quisiera tener los 6 puntos de Rusia que era el peor equipo anfitrión en los últimos 48 años puesto que no había ganado un solo partido en seis meses. Egipto estaba fortalecido por la presencia de Salah pero el ariete se lesionó y sólo pudo jugar y anotar de penal en el segundo partido ante los rusos. Rusia seguirá en carrera mientras que Egipto volverá a casa.

Francia no gustó mucho en el debut pero ganó a Australia. Perú sí gustó pero perdió ante Dinamarca. Y Argentina sólo logró un pálido empate con los islandeses a quienes se consideraron perdedores antes del juego. Lo mismo Brasil con Suiza. Japón era perdedor con nosotros y ganó. Polonia debería superar a Nigeria y perdió.

Que no solamente nosotros recibimos un baldado de agua fría a las tres de la mañana. La lista de sucesos anotados lo confirma. Lo que a unos les hace felices a otros les entristece. Hay quienes con poco son felices y hay quienes con mucho no lo son. De verdad, quisiera que tuviéramos los 6 puntos de Uruguay. O los 4 de España después de sudar la gota gorda ante Portugal e Irán. Inclusive hasta un punto si hubiéramos empatado con los japoneses. Es que uno es más que cero…


Una Colombia desconocida

Colombia cayó 2x1 con Japón en el Mundial de Rusia, ante 40.842 aficionados en Saransk, de  los cuales más de la mitad eran colombianos. Se pudo notar por las camisetas amarillas y se pudo oír cuando todos cantamos el himno nacional. La fiesta colombiana fue antes del partido pues el anuncio de la alineación fue el presagio de lo que vendría después. Las desgracias llegaron en catarata. La nómina, presentada por Pekerman, fue una sorpresa puesto que en el seno del departamento médico existe la prohibición, del propio técnico, de no filtrar noticias y no se sabe si, en verdad, hay jugadores lesionados o no.

El inicio del juego fue fatal por la doble jugada de penal propiciada por un error de Davinson Sánchez y una mano de Carlos Sánchez para que Colombia comenzara perdiendo 1x0, con anotación de tiro penal de Shinji Kagawa a los tres minutos, y se quedara con diez hombres por la expulsión de Carlos.

Además, el debut en esta clase de certámenes, de Davinson, Murillo, Mojica, Lerma e Izquierdo no fue nada afortunado. Colombia empató el juego con un cobro de tiro libre de Quintero y pudo igualar un partido que era de los japoneses.

Después de la expulsión de Sánchez, Pekerman se tomó 28 minutos para entender que debía equilibrar las cargas ingresando a un volante de primera línea. La sorpresa fue que a quien comisionó fue a Wilmar Barrios y no al promocionado Mateus Uribe. Y algo más, quien salió fue Juan Guillermo Cuadrado que individualizó el juego producto, a lo mejor, de extrañar a James Rodríguez. En esa estuve de acuerdo con Pekerman.

El primer tiempo terminó igualado por el golazo de Quintero y eso, presagiaba una mejoría sustancial.

Pero luego, Davinson y Murillo parecían pareja recién divorciada, Mojica no trascendió, Lerma se fue diluyendo, Izquierdo nunca estuvo y Falcao tampoco.

El segundo tiempo fue una oda de Colombia a la ausencia de fútbol. Japón se apoderó del balón y no lo cedió nunca.

La claudicación llegó con el gol de cabeza  de Yuyo Osako en un concurso de errores desde Falcao marcando por detrás, pasando por Arias que se dejó ganar en el salto y llegando a Ospina que se le olvidó salir a despejar el balón aéreo.

Ha sido, tal vez, uno de los partidos más discretos de la era Pekerman. Las ausencias de Zapata, Mina, Fabra, Aguilar, la expulsión de Sánchez, la presencia disminuida de James en el segundo tiempo y la sustitución de Cuadrado sentenciaron una derrota con justo merecimiento.

Colombia perdió porque Pekerman no le pegó, esta vez, a nada. Ni a la alineación, ni a los cambios, ni al planteamiento, ni al desarrollo del juego, ni a su interpretación. Y porque, esta vez, sus pupilos se ahogaron en su propia incompetencia…


De resultados y sorpresas
Un mundial de fútbol raro

Aquí Moscú rumbo a Saransk. Este martes jugarán los cuatro equipos del Grupo H en la Copa del Mundo de la FIFA Rusia 2018. Colombia vs. Japón y Polonia vs. Senegal serán los últimos en debutar. Además, comenzará la segunda ronda de partidos con Rusia vs. Egipto del Grupo A. Como quien dice, ya será la historia la primera ronda de los juegos de la fase de grupos. Los equipos llamados grandes defraudaron en su primer juego por su bajo desempeño. Alemania, Argentina, Brasil no pudieron ganar y aunque Uruguay y Francia lo hicieron tampoco dejaron una imagen para destacar. También Inglaterra sudó la gota gorda para vencer a Túnez 2x1 apelando al  olfato goleador y efectividad del “Ciudadano” Kane.

Las selecciones que hicieron uno de los dos mejores partidos, hasta hoy, fueron España y Portugal, de los llamados a ser protagonistas, ofreciendo al mundo una gesta que terminó igualada 3x3 y con un recuerdo de fútbol bien jugado junto a entrega física extrema. Intensidad en el juego que le llaman ahora. Cuando digo uno de los dos mejores partidos es porque México le hizo un juego casi perfecto a los alemanes venciéndolos 1x0 en el primer gran batacazo del torneo. Y no fue propiamente por el triunfo sino por el desarrollo del juego.

Ni el más positivo de los mexicanos podría apostar que su selección iba a ser la de mejor desempeño en los primeros juegos. Tampoco el más pesimista de los alemanes podía acertar en que su equipo podía perder en el marcador y en el desarrollo del fútbol con los  mexicanos que llegaban envueltos en el escándalo de la fiesta con damas de compañía. El repaso de fútbol que le dio Osorio a Low fue con plastilina incluida.

También los divos nos han quedado debiendo. Sólo dos de ellos han hecho la tarea. Cristiano Ronaldo y Harry Kane. Cristiano que llegó de semana y media de vacaciones se puso la camiseta de Portugal y le hizo un juegazo a la selección española. Tres goles y pintada de cara pues los portugueses estuvieron arriba dos veces en el marcador y después sacaron arrestos, al final del juego, para empatarlo. Antológico.

Kane marcó los dos goles para el triunfo de los ingleses sobre los tunecinos 2x1 confirmando la clase de goleador que es.

Después de Cristiano y Kane nadie más. El pobre Messi sin equipo, Neymar dando saltos todo el partido y fingiendo golpes que no existen para ocultar su ineficacia, Iniesta adaptándose a su nueva vida de jugador “casi” retirado y Salah fuera de competencia por lesión.

La verdad es que en el Grupo A Uruguay debiera ser el líder y es Rusia; en el B es Irán cuando debieran ser o España o Portugal; en el D Argentina y es Croacia; en el E Brasil y es Serbia y en el F Alemania y es Suecia. Hoy jugarán los del H.

Mucho me temo que los apostadores están confrontando problemas en las primeras ruedas y en los primeros resultados. El Mundial ha comenzado con partidos y resultados que no esperaba el mundo del fútbol. La vida  da sorpresas. El fútbol también…  


Contra toda esperanza
¡MéxiCol…!

Aquí Moscú. Contra toda esperanza y contra todo pronóstico el seleccionado mexicano de Juan Carlos Osorio dio la primera sorpresa de la Copa del Mundo aquí en Rusia. Y no fue una sorpresa de suerte o improvisada. En el triunfo de México 1x0 sobre Alemania se notó un planteamiento aprendido a rajatabla, al pie de la letra, trabajado y automatizado sin sombra de duda. Fue la confrontación de un equipo mexicano atento, con ganas, despliegue físico y con la convicción que estaba frente a la historia para reescribirla. Se trataba de tener el balón para ser ofensivos. No para tenerlo y entretenerlo sin ninguna eficacia en creación y ataque. Alemania se vio sorprendida y atrapada en una telaraña pegajosa como hacía mucho tiempo no enfrentaba. Telaraña que se le convirtió, después, en un laberinto de camisetas verdes que como en un cuarto de espejos la manipuló, la confundió y le hizo repetir las mismas jugadas con una lentitud que hablaba de la confusión mental del gran equipo del mundo.

Esta vez, Juan Carlos Osorio no rotó posiciones sino que, contra su propia forma de armar y desarrollar el juego, plantó un 1-4-4-1-1 que se movía corto armando un bloque inexpugnable puesto que los alemanes, fuertes y rápidos como son, necesitan espacio para correr al frente de ataque. Esta vez esos espacios le fueron negados. Y, cuando hizo sus modificaciones en el segundo tiempo, envío a Rafael Márquez para suplir al extenuado Guardado y para hacer, sin más complicaciones, manejo táctico convirtiendo el 1-4-4-1-1 en 1-5-4-1 o en 1-4-1-4-1 que el veterano capitán manejo a placer.

El trabajo de “zona al hombre” de Herrera y Guardado y el mismo Layún, atento a tapar salidas, sobre Kroos, Khedira y Ozil fue de tal magnitud que Alemania se quedó sin corazón, sin pulmones y sin ideas.

Osorio agregó, además, el contra ataque con velocidad sobre la izquierda de Gallardo y Lozano para encontrarse con Chicharito Hernández en punta convirtiéndose en un dolor de cabeza la contención de Kimmich. Conté más de 10, 12, 15 veces las incursiones de este trío que, de tener puntería afinada, hubiera podido fulminar con más goles a la ampulosa Alemania y a su arquero Neuer.

Justamente el gol de Lozano fue la finalización de unas de esas incursiones. Salida rápida de Gallardo, con pared larga a Chicharito que corría por el centro, con pase fulminante hacia adelante a Lozano que entraba en diagonal para enganchar con izquierda y rematar con la derecha.

Ese gol, a los 35 minutos, terminó por enloquecer a la tribuna del Estadio Luzhniki de Moscú y a la propia selección alemana. Los estadígrafos comenzaron a buscar cuánto hacía que Alemania no estaba abajo en el marcador y con cara de perder. Hacía 36 años, contestó Mister Chip, que la Mannschaft no comenzaba un mundial perdiendo desde España 1982 vs. Argelina.

En ese momento comencé a preguntarme por la salud de Hugo Sánchez, el gran jugador manito, al que le fastidia todo lo que no sea mexicano. El mismo que ha llenado de ofensas y malas energías a Osorio. Me preguntaba si había cantado el gol y qué cara había puesto.

El primer tiempo terminó con la sensación que “esto no se queda así” que ya vendría la respuesta de Alemania. La repuesta que llegó no alcanzó. Las modificaciones de Reus, Brandt y Gómez no revirtieron la situación y, por primera vez , vimos a una Alemania desordenada, lenta físicamente, protestando decisiones arbitrales, intentando hacer mentalmente lo que su fortaleza física le negaba y lo más: alcancé a ver a un aficionado alemán rezando en la tribuna.

Le dije entonces a Juan José Peláez y a Oscar Rentería “esto se sí queda así”. Es que México estuvo siempre por encima física y mentalmente en contra posición de Alemania que siempre estuvo por debajo en el juego, en lo físico, en los duelos individuales y en las toma de decisiones. Le pregunté a Juan José Peláez cómo calificaría el segundo tiempo que se nos vino y me contestó que “estrategia, táctica y corazón” de parte de los mexicanos.

Lo de México y Osorio ha sido apoteósico. Es que Hugo Sánchez y muchos otros estaban esperando la derrota para  recordarles que perdieron porque el técnico era colombiano y rematarían con la famosa fiesta con las damas de compañía.

Recibí un mensaje de Helmuth Wenin, descendiente de familia alemana, no bien terminó el juego. Me dijo que “Alemania ha jugado 8 finales y en 4 de ellas perdió en primera ronda. La clave es no entrar en pánico”. Ni descartarla tampoco, remato yo.

Hoy no hemos visto un partido más. Hemos observado y disfrutado, en estas gradas moscovitas, un sensacional partido a la mexicana que se volverá un ícono en la historia de los mundiales. Es que México no sólo ganó un partido sino un gran partido, a la mejor selección del mundo. Ésta tarde la recordaremos por siempre. El fútbol del mundo también…

Les envío un abrazo.

Moscú, junio 17 de 2018


Suramérica cojea en el Mundial

Aquí Moscú. El fútbol de Suramérica completó tres partidos con un triunfo de Uruguay sudado y peleado ante Egipto 1x0, un empate con sabor a fracaso de Argentina 1x1 con Islandia y una derrota, que tal vez no debió serlo, de Perú 1x0 con Dinamarca. A falta de los debuts de Brasil vs. Suiza este domingo y de Colombia vs. Japón el próximo martes los equipos nuestros no han dejado una imagen acorde con la tradición de las selecciones de la Conmebol.

Uruguay si bien fue el equipo combativo de siempre no firmó una superioridad que se presumía manifiesta ante los egipcios. Sólo un gol a último minuto de José María Giménez le salvó la papeleta. Es posible que queramos ver “otro” Uruguay pero por el tipo de jugadores que tiene, con el sello de la garra charrúa, realmente es difícil. Uruguay es juego rápido, fuerte, largo, con lanzamientos hacia Cavani y Suárez con la convicción que ellos resolverán. Ocurre a veces, como ante Egipto, que Uruguay llegue y llegue múltiples veces y no anote. Ante los egipcios hubo de todo. Un arquero Al Shenawy inspirado atajando seis disparos, una pelota en el palo, tres por fuera y el gol bendito de cabeza de Giménez. Finalmente el DT Tabárez ganó con su vieja fórmula. Cuando no aparecen los delanteros goleadores sí lo hacen sus zagueros centrales que los reemplazan con goles de cabeza o de cualquier tipo.

En caso de Argentina fue deplorable. Una selección jugando a un fútbol que no existe. El famoso “Messi soluciona” ya no alcanza. Frente a Islandia comenzaron ganando por acción individual de Agüero, después le empataron y Messi lanzó un penal que fue tapado por el arquero Halldorsson. Ésta Argentina, la que sólo pudo empatar con Islandia, el benjamín del torneo, debe ser de las más pobres de cuantas hemos visto. Ese jueguito de la Argentina de Sampaoli es tan improductivo, poco vistoso, y carente de idas que hace ver “malo” a Messi. Es que Messi es el gran jugador del mundo pero sus compañeros son de palo. Tira una pared y recibe un insulto. Lo de Argentina ante Islandia fue tan confuso que, en la última parte del juego el planteamiento 1-10 de los nietos vikingos de Olafo, lo hizo ver ridículo, encerrado, sin ideas, jugando a la topa tolondra al jugar con toque corto por el centro, lento, abúlico, perdiendo todos los mano a mano gracias a su lentitud superada por la intensidad de una Islandia que corrió y presionó con inteligencia, sin perder el libreto aprendido del DT Heimir Hallgrimson.

Lo de Perú fue de sabor agridulce. Perdió con la selección de Dinamarca jugando como lo vimos rematar la eliminatoria. Un equipo físico, rápido (el más rápido de los que hemos visto) y con el arco como consigna tratando, siempre de jugar bien al fútbol. A pesar de lo anotado, Perú se convirtió, con el transcurso de los minutos, una oda al fútbol desperdiciado. Es que ensayaron 18 incursiones al arco de Kasper Schmeichel y no pudieron anotar un solo gol. Perú hizo 11 remates directos al arco y 7 por fuera. Dinamarca tuvo 10 aproximaciones a los predios de Gallese, 4 al arco, 5 por fuera y pudo anotar el bendito gol para ganar, de Yussuf Poulsen, a los 13 minutos del segundo tiempo. Fue un partido de ida y vuelta en que Perú hizo un poco más y perdió.

Restan los debut de Brasil vs. Suiza hoy domingo en Rostov  y el de Colombia vs. Japón el próximo martes en Saransk. Ambas selecciones deben procurar poner al fútbol de Suramérica en el lugar prominente en el que siempre ha estado…

Les envío un abrazo.

Moscú, 17 de junio de 2018


España y Portugal se sacaron chispas
(…los partidos, el VAR, Cristiano, Costa, de Gea, cabezazos para
ganar y para perder, el tiempo de reposición, los pronósticos)

Aquí Moscú. El Mundial de fútbol en Rusia ya va camino de “coger punto”. Del 5x0 fácil de Rusia a Arabia Saudita, en la inauguración, pasamos a un segundo día con 8 goles y partidos diferentes. El 1x0 luchado de Uruguay sobre Egipto con gol de cabeza, y a último minuto, de José María Giménez. No sabemos que fue más triste si la cara del técnico Héctor Cúper o la de Mohammed Salah que se quedó en el banco por su lesión. El 1x0 de Irán sobre Marruecos con auto golazo de cabeza del delantero Aziz Bouhaddouz que había ingresado por el punta Ayoub El Kaabi. Fue un clásico momento de infortunio pues la anotación de palomita ocurrió a los 95 minutos de un partido que terminó segundos después. Y el juego trepidante de España y Portugal 3x3 con un Cristiano inspirado anotador de los goles portugueses, un Diego Costa peleando y anotando, y un De Gea flojo de manos.

Estuvimos viendo el partido entre españoles y portugueses en el teatro de pruebas del Canal HKN de Japón con pantallas 8K que son una verdadera maravilla de nitidez. Nos quedó la sensación, a pesar del empate, que había ganado Portugal y perdido España. La imagen de Cristiano celebrando con sus compañeros y el abrazo solidario de Ramos a su portero, influyó en ese sentimiento.

Cosas están pasando en el cambio de las costumbres en el juzgamiento de los partidos. La utilización del VAR ha incrementado la realidad sobre su uso. La idea es buena técnicamente pero no tan buena por la misma razón por lo que las reglas del fútbol se fueron desvirtuando. Las famosas “interpretaciones”. En el juego de España x Portugal la gente pedía el VAR para el penal de Nacho sobre Cristiano, para la falta previa de Diego Costa sobre Pepe en su primer gol, y para una mano dentro del área tras remate de Jordi Alba que la gente protestó sin percatarse que la banderola, indicando fuera de lugar, ya estaba levantada.

La adición del tiempo perdido se está haciendo a rajatabla. En los cuatro primeros juegos se sumaron 5, 6 y hasta 7 minutos respondiendo a una petición de la propia FIFA para acabar con las simulaciones y la pérdida de tiempo.

Pasa también con los centros de costado y los tiros de esquina con el famoso “agarra agarra” dentro del área. De aquí en más los agarrones serán pitados como penal sin dilación y los jugadores, advertidos de la situación, lo están evitando.

Y algo que pasó inadvertido. Piqué “se lesionó” ante Portugal y se tiró a la gramilla. El árbitro hizo ingresar a los médicos y pidió camilla. Piqué no se montó en la misma y, cuando se levantó, tuvo que salir del campo, a la zona de traslado, y esperar, en la banderola de medio campo, a que el juez Gianluca Rocchi le autorizara a volver.

Hoy sábado tendremos cuatro partidos en el Mundial. A las 5:00 AM Francia x Australia en Kazán; a las 8:00 AM Argentina con Messi abordo x Islandia en Moscú; Perú vs. Dinamarca a las 11:00 AM en Saransk y Croacia x Nigeria a las 2:00 PM en Kaliningrado.

Los pronósticos están algo desvirtuados. Ya jugaron los cuatro seleccionados de los Grupos A y B. Se apostaba porque el primero del grupo fuera Uruguay y lo es Rusia. También se opinaba que España o Portugal fueran líderes y lo es Irán. Aun así seguimos pensado que Uruguay y Rusia clasificarán en el A y España y Portugal en el B.

Les envío un abrazo.

Moscú, Junio 16 de 2018


Se inauguró el Mundial de Rusia
Cantantes, fútbol y goles

Y el Mundial de Fútbol ya juega aquí en Rusia. La inauguración fue sobria, con cantantes y manifestaciones culturales. Media hora de voces, músicos y bailarines de carne y hueso sin intervención de tecnología de pantallas y ordenadores. Aida Garifullina, la soprano rusa de origen tártaro y nacida en Kazán, fue mostrada al mundo como la gran estrella. De hecho ya es la primera voz de la Opera Estatal de Viena. Su compañero de show fue el británico Robbie Williams, un divo de la música pop que vende discos como pan caliente. El show abrió el mundial con 80.000 personas de múltiples nacionalidades en el Estadio Luzhnikí aquí en Moscú.

Después vino el fútbol. La selección rusa solo necesito 11 minutos para comenzar a definir un triunfo por goleada sobre la esmirriada selección de Arabia Saudita 5x0 que pareció más un equipo de casados después de una noche de juerga. La cara del DT Juan Antonio Pizzi pasó, de la emoción del comienzo del juego, a cara de incredulidad, de sorpresa y de perplejidad, hasta soltar un “la concha de su madre” que en argentino es una verdadera ofensa.

Mientras Pizzi sufría caminando del banco a la zona permitida pudimos observar al inefable Alejandro Ricchino, un preparador físico uruguayo que trajo al país Francisco Maturana en su última experiencia con la Selección Colombia, enemigo del periodismo que le fastidia, un personaje “psicorígido, que gusta de aislar a los futbolistas. A esta experiencia del 5x0 de los árabes, después de estar encerrados 7 semanas por disposición de él, hay que agregarle la goleada 4x0 con Bolivia en La Paz luego de perder 2x1 con Brasil en el Metro. La historia la conozco muy bien. Richino manejó muy mal el tema de la recuperación y descanso. Hizo ir al plantel a las instalaciones del sitio donde concentró al grupo, a medio camino entre Barranquilla y Cartagena, después de la derrota con Brasil para regresar después al aeropuerto, y no coordinó lo del vuelo chárter y la selección, que debía salir a la media noche, lo hizo a las tres de la mañana. Bolivia nos goleó 4x0. Y, para males, la Venezuela de Richard Páez venció a los nuestros 1x0 en el Metro y Maturana debió irse siendo reemplazado por Reinaldo Rueda.

Pizzi sufrió el partido pero el príncipe heredero de la corona de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, sufrió en el palco de honor dónde tuvo una exposición mediática como nunca. El jeque, sentado a la derecha de Gianni Infantino, presidente de la FIFA (a la izquierda estuvo Vladimir Putin), hizo gestos que eran perfectamente entendibles sobre su descontento. A esta hora que escribo, cerca de las tres de la mañana en territorio ruso y cuando ya comenzó a amanecer, no sabemos si Mohammed se fue a su país en su avión privado, cosa que creemos que sí, o si despidió a Pizzi, cosa que tarde o temprano pasará. Lo que no entendí es porque Pizzi mostraba siempre los cinco dedos de la mano abierta. La única explicación que encontré fue que “o jugaban mejor o les clavaban cinco”. No se equivocó el técnico argentino. ¿O el ex técnico?

Hoy jugarán Uruguay x Egipto. Suárez, Cavani y Salah hacen que sea un partido para ver con sello de garantía de buen espectáculo como también España x Portugal con Cristiano como punta de lanza más verdaderas estrellas españolas como Ramos, Piqué, Isco, etc. También toparán Marruecos e Irán en un partido que podría ser Clase B o C.

Les envío un abrazo.

Moscú, Junio 15 de 2018


Desde hoy el fútbol gobierna

La vorágine de las noticias no para aquí en la Copa Mundo de la FIFA que comienza hoy en Moscú. Lo de ayer fue una catarata de situaciones sorpresivas unas, esperadas otras. El día comenzó aquí (recuerden ocho horas más que el horario de nuestro país) con el desaguisado del anunció del Real Madrid sobre la contratación de Julen Lopetegui como su nuevo entrenador para la próxima temporada. La respuesta al anuncio de Florentino Pérez llegó de parte de Luís Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol, destituyendo a Lopetegui. Yo hubiera hecho exactamente lo mismo y explico las razones. Lopetegui había firmado la extensión de su contrato hasta el 2020 hacía tres semanas. Además, Rubiales jamás fue informado por Lopetegui o por Florentino sobre la negociación. La noticia, sabida por los medios de comunicación, tomó por sorpresa al dirigente que, en solo cinco minutos antes que se produjera el anuncio del Real, tomó la decisión de destituir a Lopetegui.  Rubiales, entonces, fue más allá. Nombró a Fernando Hierro un hombre de la entraña del Real Madrid para sucederlo. En un santiamén Florentino le asestó una puñalada traicionera al fútbol del cual forma parte. España es favorita en el mundo del futbol y en el de las apuestas. El cambio de técnico movió todo ese entorno.

Semejante noticia fue tendencia en el mundo entero en  lo que tenía que ver con las 32 selecciones instaladas en territorio ruso e impactó, de manera directa, a las nerviosas 24 horas previas a la inauguración del torneo en el maravilloso Estadio Luzhniki de Moscú, esta tarde.

La fiesta de apertura de la Copa Mundo tendrá, en el palco de autoridades, un perfil bajo. Los grandes dirigentes políticos de América, Europa y el resto del orbe no estarán en la fiesta.

Tomo de la agencia AFP la lista de los presentes. Muchos líderes de exrepúblicas soviéticas, como los presidentes de Kazajistán (Nursultan Nazarbaiev), Kirguistán (Sooronbay Jeenbekov) y Azerbaiyán (Ilham Aliev) o el nuevo primer ministro armenio (Nikol Pachinian), que llegó al poder el pasado mes. El primer ministro libanés Saad Hariri y el presidente ruandés Paul Kagame estarán igualmente presentes. También se espera la presencia en la inauguración del Mundial del princípe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Ben Salman.

La otra noticia que movió el “cutarro” fue la elección de la Copa del Mundo del 2026 para las sedes de USA, México y Canadá con participación de 48 equipos divididos en 16 grupos de los cuales clasificarán dos por cada uno. Si es bueno o malo el torneo, con esa cantidad de seleccionados, sólo lo sabremos dentro ocho años.

Y ni una palabra más. A lo que vinimos a Rusia. A ver fútbol, el mejor espectáculo de mundo…

Les envío un abrazo.

Junio 14, 2018


Con Oscar Rentería y JJ Peláez hablamos del Mundial
(…tiempo de sobra tuvimos)

Horas y horas de vuelo para llegar a Moscú, a través de Frankfurt en Alemania, nos da la oportunidad de hablar, elucubrar, armar y desarmar selecciones, dar pronósticos sobre el desarrollo de la Copa Mundial, analizar a los favoritos y “diseñar” la alineación de nuestra Selección Colombia para el debut ante los japoneses. Aquello que el fútbol es un deporte donde juegan once contra once y casi siempre gana Alemania no es del todo ajustado a la verdad. Podríamos quitar Alemania y poner Brasil. La verdad es que, de arrancada, el mundial ruso tiene favoritos a los alemanes, a los brasileros y a los españoles. En un segundo renglón a Francia e Inglaterra. O sea, cuatro equipos europeos y uno suramericano.

Y por qué no Argentina nos preguntábamos con Óscar Rentería y Juan José Peláez mis compañeros de viaje. La vedad es que los argentinos tienen a Messi, el mejor jugador del mundo, pero carecen de un equipo montado, sólido, con una idea bien detallada y desarrollada. Tanto así que, los medios argentinos hablan del equipo de Lionel al que le gustaría  jugar 1-4-2-3-1 y el de  Sampaoli que juega 1-3-4-3. O sea que entre el astro del fútbol mundial y su técnico hay una diferencia sustancial de ideas al momento de dibujar la distribución geográfica dentro del terreno de juego. Pero, a la Argentina teniendo a Messi, no se le puede descartar de  entre los favoritos. Más por Messi que por su seleccionado como tal.

En lo de las individualidades, hay un equilibrio entre Europa y Suramérica. Los seleccionados europeos tienen a Cristiano, Griezmann y a Mbappé encabezando su pléyade. Los suramericanos a Messi, Neymar, Suárez, Cavani, Marcelo, Falcao y James entre otros. Y, entre ellos, el egipcio Salah que ha sido la vedette de la temporada. Hablo de los que, además de ser buenos futbolistas, han trascendido un poco más allá en los medios y en el “show bussines”.

Un funcionario de inmigración me preguntó, a mi salida de Bogotá, que si era válido o no que él planteara ante sus amigos que Colombia debe ir a este torneo con la idea fija de ser campeón mundial. La verdad es que, por historia y desarrollo de estos torneos orbitales, se tiene la idea que los grandes (como los ya explicados) tienen la obligación de ganar el título y otros, con buenos equipos y jugadores, sólo llegan con la obligación de pasar de primera ronda o de jugar octavos o cuartos. Es un estereotipo que está enclavado en el imaginario futbolístico y tiene mucho arraigo en la comunidad del balompié.

Hablando de Colombia, a partir de la llegada de los nuestros a Kazán la charla obligada y repetitiva de los próximos días será la alineación que utilizará Pekerman para el debut ante los orientales. Quizás esta vez no haya tanto misterio. Ospina; Arias, Mina y Zapata; Sánchez y Abel; Cuadrado y James; y Falcao. Sobre esos nueve la escogencia del lateral izquierdo entre Mojica y Díaz y la del hombre ofensivo sobre la izquierda entre Muriel e Izquierdo. Y tal vez uno más entre Abel, si no está bien, y Mateus Uribe. Obviamente que puede haber sorpresas como las que, de cuando en cuando, se idea Pekerman.

Los rivales de Colombia estuvieron en nuestro diálogo. Miramos alineaciones y sus últimos partidos. Aliou Cissé el técnico de Senegal juega 1-4-4-2 que se convierte también en un 1-4-3-3 en la dinámica del juego. Adam Nawalka, el de Polonia, planta 1-4-4-1-1. Y Akira Nishito de Japón hace 1-4-4-1-1 con tendencia a convertirse en 1-4-2-3-1 cuando ataca.

Mañana comenzará la Copa del Mundo aquí en Rusia con una gran fiesta pero con un deficiente equipo de casa que bien podría quedar eliminado en primera ronda. Si es que los dioses del fútbol, divinos y humanos, no se equivocan. Bueno, más los de carne y hueso. Esos que usan pito…

Moscú, Junio 13, 2018
…día de San Antonio de Padua ben
dito.


¡Aquí Moscú…!
Aquí Moscú. Hemos cruzado el Atlántico de noche hasta llegar al aeropuerto del Meno en Frankfurt después de once horas, esperar cuatro más allí, y seguir a Moscú agregando cuatro horas y aterrizando en Domodédovo uno de los tres aeropuertos de la capital rusa. Hoy día la mayoría de las aerolíneas internacionales ofrecen todo lo que está a su alcance para que estos vuelos trasatlánticos sean llevaderos. Comenzando por la conexión Internet que entretiene a chicos y grandes.

Mientras el automóvil avanza hacia el corazón de Moscú es inevitable recordar nuestra época de estudiante cuando muchos deseábamos venir a la Universidad Patricio Lumumba, la Academia de Ciencias Políticas de la URSS tan prolífica en la edición de libros de gran soporte en la carrera de ciencias sociales y económicas y toda esa mezcolanza que fue esta ciudad y este país. Los Zares, la revolución, los bolcheviques, Trotsky, Lenin, Molotov, Bakunin, la caída de un sistema absolutista que, por tal, terminó desmoronándose solo, aunque fue Gorbachov el que le aplicó la eutanasia. En fin.

La Plaza Roja, el Kremlin y frente a nosotros un monumento del capitalismo que creció raudo para engullirse todo vestigio de la revolución económica socialista que terminó más llena de ignominia que del cielo prometido para la clase obrera. Se trata del Centro Comercial GUM en la propia “Red Square” con todos los

excesos y sobre precios que se pagan por las mejores marcas que se globalizaron hace tiempo.

El río Moscova, el frío, las nuevas edificaciones, los antiguos edificios maquillados y el famoso “aquí quedada”. Aquí quedaba el edificio de la KGB, aquí quedaba la cárcel tal, aquí quedaba la sede del partido comunista, aquí quedaba. Sí, quedaba. En pasado.

Hemos venido al otro lado del mundo a vivir la fiesta maravillosa de cada cuatro años. La Copa del Mundo de la FIFA. Aquí pasaremos 35 días siguiendo las gambetas, las jugadas y los goles de las mejores selecciones y a los mejores jugadores del mundo.

Siempre digo que es la feliz oportunidad de reencontrarnos con los amigos lejanos, periodistas a quienes volvemos a ver cada cuatro años, y a recordar a los que ya no están. Cada vez, por esta época de Mundial, recordaré a Fabio Poveda y a mi compadre Edgar Perea que estuvieron siempre.

Estamos listos, entonces, para acompañar a nuestra Selección Colombia. Todos con la esperanza de repetir o mejorar la actuación de Brasil 2014. No creo que sea muy difícil después de la experiencia que nuestros jugadores han adquirido.

Colombia, mi Patria querida, decía el Campeón…

Moscú, junio 11, 2018

 
 
 


WIN SPORTS

7:00 AM
Kick Off

12:00 MD
Win Noticias

4:30 PM
Saque Largo

6:00 PM
Conexión Deportes

10:00 PM
Win Noticias

 

Copyright © 2018, Barranquilla - Colombia. Todos los derechos reservados.
Está prohibida la reproducción total o parcial de la página