Es posible que usted sea uno de los que regularmente mira hacia el reloj y se encuentra con el 11:11. Hay ciento de versiones sobre eso. También en el fútbol el tema es 11 contra 11. Pero once en buen estado físico, sin ventajas para el rival. La llegada de Jorge Perdomo a la Dimayor ha traído un desorden descomunal en una institución que marchaba como un reloj suizo. La posición del Judas convertido en reyecito ha traído casos como el que veremos entre hoy y mañana. Resulta que Junior y Nacional deberán jugar, en dos días consecutivos, Liga Águila y Copa Libertadores en momentos en que los equipos han jugado un torneo ultra rápido con sólo 25 jugadores cuando se venía haciendo con 30.

Junior y Nacional jugarán hoy en el Metro luego que Nacional lo hiciera con el Bolívar de Bolivia anoche y Junior lo haga mañana con Alianza Lima del Perú. Visto así, las decisiones de reprogramar partidos contienen una indolencia y un “me importa unculismo” que es inentendible.

Es que no se trata del Junior o de Nacional sino del prestigio del fútbol colombiano. Ganar una Copa Libertadores es “cachetoso” para el equipo que la gana, para la Liga y para el fútbol nuestro en general.

Ahora, a Junior y Nacional les están haciendo conejo. Cuando se aprobaron los 25 inscritos por equipo se hizo bajo la opción que eran 25 con aplazamiento de partidos o 30 sin aplazamientos.

Es posible que Nacional no tenga la necesidad de ganar el partido para clasificar por cuando ya lo hizo con antelación. Pero, para Junior es vital ya que con 24 puntos necesitará sumar 5 o 6 de 9 para asegurar su participación en postemporada de Liga. El número mágico para clasificar, hoy día, es 29.

Quiere decir que Junior jugará hoy miércoles con Nacional, mañana jueves con Alianza Lima y el domingo con Alianza Petrolera en sólo cuatro días y el miércoles deberá recibir a Boca Juniors para rematar, el fin de semana, el calendario de Liga ante Jaguares en Montería.

Ahora, el manejo de la nómina no se podrá hacer como antes. Sobre 25 jugadores para Copa se deberán inscribir en planilla 18 y, al día siguiente en Liga los 7 que no estuvieron más 11 de los que sí jugaron deberán ser utilizados o echar mano, como se presume, de jugadores juveniles.

Y sí, esto pasa porque Perdomo anda más pendiente de los huevos del gallo que de lo fundamental: el fútbol…


 
Da Cunha, el ángel de los pies con alas

Al fútbol me lo encontré algún día de mi infancia en la calle. A los ángeles del fútbol los conocí en el Junior. Hubo un ángel que vino en los años sesenta de Brasil y no tenía alas en la espalda sino en los pies. Tenía, además, una cabeza hecha como con tajalápiz y un motilado estilo recluta del ejército que llevó hasta el último día de su vida. Era “patitorcío”, caminaba como Garrincha y Querentinha. Es que, cuando vino a Barranquilla, le habían extirpado tres de sus cuatro meniscos pero, eso, no le quitó ninguna de sus virtudes ni la magia para jugar al fútbol. Y, mucho antes que Messi, reía por todo. Cuando gambeteaba, cuando anotaba gol, cuando le metía el balón por entre las piernas al lateral que lo marcaba, o le hacía una bicicleta y lo dejaba viendo un chispero, cuando intentaba y le quitaban el balón, o cuando le daban una patada y seguía pidiendo la pelota. Igual, siempre reía con cara de picardía. Ese ángel se llamaba Othón Alberto Da Cunha y siempre insistió, recién llegado, que se escribía Othón pero se pronunciaba Otho.

Da Cunha, traído por Alberto Mario Pumarejo y Arturo Fernández Renowitzky, llegó a Barranquilla en un momento en que ya se hablaba del Brasil como el mejor fútbol del mundo y, cada brasilero, encarnaba ese fútbol de magia y samba. Había salido del Olaria, fue ídolo joven en Flamengo y fue miembro de la selección juvenil del Brasil que estuvo, incluso, en el preolímpico de 1959 en Bogotá.

Si usted quiere saber cómo era Da Cunha como futbolista compárelo con el mejor que usted haya visto. Puntero derecho, la raya era su compinche, cambiaba el balón de derecha a izquierda y viceversa sobre la carrera, le mostraba el balón y llamaba al lateral para que lo marcara y quien se tragaba el amague hacía el gran ridículo para la carcajada monumental de la tribuna. Hacía túneles, bicicletas y amagaba con tanta magia que, siempre, terminaba con patada de su rival en una época en que se permitía pegar más.

Ahora, como persona, acabamos los adjetivos para calificarlo. Tranquilo, sincero, respetuoso, pícaro para jugar, sabio para enseñar, por sus manos pasaron las divisiones menores del Junior con gran producción y suceso.

Ese Da Cunha, genio del fútbol, murió una tarde de   viernes donde deseó morir y yace ahora bajo la tierra barranquillera que amó. Su alma, convertida en barco, estará fondeada por siempre en este mar nuestro que reemplazó al suyo.
Y la historia dirá que hubo un ángel descarriado que dejó el olimpo para jugar al fútbol. Ese ángel ha vuelto al olimpo mientras todos lo comenzamos a extrañar…

Viernes 13 de abril, 2018
Um peixe amarelo beija minha mão
As asas de um anjo soltas pelo chão
Na chuva de confetes deixo a minha dor

Mulher do Fim do Mundo
Elza Soares


El Junior, de aquí en más…

La vida es eso que pasa mientras estamos desgastándonos en cosas banales. Si pudiéramos medir el número de horas que perdemos, en cosas sin importancia, seguramente nos sentiríamos avergonzados. Junior ha estado inmerso en esta batahola llamada vida. Los hechos se han precipitado casi que sin respiro. Esta vez, la muerte de Carolina Cervantes (@casinegrita), la despedida de Alexis Mendoza y la llegada de Julio Comesaña se produjeron en un abrir y cerrar de ojos. Exactamente “very express” como es la vida hoy día. Antes los para siempre eran para siempre. Ahora los para siempre son a corto plazo.

El cambio de técnico en Junior se dio por razones que se han venido repitiendo. Se rompen las buenas relaciones entre jugadores y el técnico y de este con los dueños. Sería mucho mejor que fuera por razones relacionadas con el fútbol y no con temas que tengan que ver con los egos o los malos comportamientos.

Alexis, Julio, Gamero, el Zurdo, García e incluso los últimos en ganar ligas como Umaña y Cheché pasaron por temas duros que los hicieron partir. O hablaron más de la cuenta como Alexis García.

En medio de este agarrón permanente debiéramos recordar que, si bien hemos ganado dos Copas Águila, no es menos cierto que ya han pasado 7 años y 14 ligas en las que no se ha podido conseguir una nueva estrella. Y las participaciones en Copa Libertadores y Suramericana no han sido nada agradables después de aquella semifinal en 1994.

Y no ha sido por falta de dinero, ni por falta de voluntad. Hace más de tres años que no se le puede reclamar a los señores Char por inversiones. Ahora se le mete billete y en dólares. Ellos han cumplido. Falta que cumpla el aficionado comprando su abono o su boleta para asistir al Metro y falta el compromiso pleno de los jugadores y técnicos que son, finalmente los que juegan.

Lo de Comesaña es garantía de poder enderezar el rumbo de las buenas relaciones y de potenciar al grupo. Julio es experto en eso, en sacar lo mejor de cada quien. Es posible que de aquí en más el barco navegue en aguas tranquilas y que los resultados en Copa Libertadores sean mejores que hasta hora. También es garantía de jugar las finales de la liga dada su experiencia y conocimiento del grupo.

La escogencia de sus asesores es la respuesta a lo que regularmente ha sido Comesaña. Siempre ha trabajado con sus excompañeros, con personas amigas y de vasta experiencia y conocimiento. Como deben ser los colaboradores cercanos que le hagan ver lo bueno, lo regular y lo malo de sus decisiones. Lucho Grau y el Pato Araujo son de su confianza y entorno.

Y la vida seguirá. Y el Junior jugará. Y todos estaremos pensando que, esta vez, la octava estrella vendrá…


Junior, sin dramas…

Sin dramas. Esta vez la salida de un técnico en el Junior de Barranquilla no fue sorpresiva. Se veía venir. Me puse a leer los títulos de estas columnas y casi que Alexis Mendoza caminaba a ese destino. Junior, enredos y angustias, La cara de Alexis Mendoza, Un Junior sin público, Derrota fea, penosa y humillante, Alexis, caras y gestos, El partido no debió perderse. Y no es que Junior haya sido una debacle. Está tercero en Liga y aún tiene 12 puntos por disputar en Copa pero el ambiente que se vivía dentro del equipo daba para pensar en este final.

Alexis nunca pudo encontrar una nómina base. Esta vez, a la lectura de los partidos y a los cambios necesarios en los juegos, no lo acompañó la buena suerte. El ChaTeo quedó sin conexión. La insistencia del juego por el centro, la utilización de Chará y las repetidas salidas de Teófilo en juegos de liga y copa se le volvieron en contra. La sustitución de ambos vs. Boca Juniors fue terrible. Si perdías 1x0 no podías sacar a tus referentes que están peleando la posibilidad del Mundial de Rusia y en los que el club hizo una millonaria inversión en dólares.

Lamentablemente dio palos de ciego. Con Comesaña el Mello Murillo y Germán Gutiérrez encontraron, por fin, una estabilidad que los llenó de confianza. Al llegar Alexis los cambió. Con Piedrahita le funcionó, con Yonatan Murillo tal vez no y para remate se lesionó y fue operado. Pero Piedrahita, que fue figura en algunos partidos, no fue alineado en otros. Esto sólo por dar un ejemplo.

Con Jonathan Alvez es posible que no lo hubiera ayudado para que la pelota le pudiera llegar para evitar que Alvez se desordenara buscando balones en el medio. De los tres que vinieron hasta ahora solo Luís Carlos Ruiz le rindió, aunque después se le acabaron los goles.

Cuando digo que la salida de Alexis se veía venir lo digo también porque, desde siempre, se le recomendó tener un asistente que lo aterrizara. Que le dijera de sus virtudes y errores. Que le aconsejara en momentos críticos o al montar las alineaciones o hacer sustituciones en los juegos. La cercanía con Carlos Araujo y Alexis Junior es posible que eso no pudiera darse y porque, además, cuando el equipo viajaba los que se quedaban trabajando lo hacían con Alexis Junior que aún no tiene la experiencia o el recorrido que se necesita para tal menester.

Y algo que fue definitivo. Cortó la comunicación con los señores Char. Quiéralo o no ellos son los dueños del club. Y ellos tienen todo el derecho a sentarse con él a preguntarle cosas y a manifestar en lo que no están satisfechos.

Esta vez, el DT del Junior se fue sin dramas. Pero con justa razón…


Carolina Cervantes (+)
(…el sol se ha ido, pero yo tengo una luz)

Aquí estuvieras Carolina Cervantes indagando sobre la noticia del regreso de Comesaña y la ida de Alexis. Esta vez no fue difícil intuir que algo estaba pasando al interior del equipo y tampoco fue sorpresa la salida de Mendoza pues su cara, partido tras partido, hablaba que algo no estaba bien. Aquí estuvieras Caro, dando tus opiniones sobre el uno y el otro y trenzándote en esas batallas que siempre libraste defendiendo al Junior desde @casinegrita o La Rojiblanca. Me hace falta tu saludo en la mañana, la foto de Nana Banana, como aquella donde duerme con sus muñecas, la queja sobre Coomeva, tus consejos solicitados sobre escribir esto o lo otro, tus aciertos y tus frustraciones. Siempre estabas ahí en las mañanas y en las noches. Siempre el tema Nana, siempre el tema Junior. Sabes Caro, que tu partida me hizo decirle a Dios que, esta vez, no lo entendía. Fue la primera vez que le protesté por algo. Es que Nana necesita de su mamá, de su cómplice. No había manera de separarlas. Siempre juntas, siempre amándose. Eras una loba al momento de velar por Nana. Tu muerte me dejó en blanco. No la entiendo, me parece a destiempo. A pesar que le pedí a Dios que metiera su mano y tomara la mejor decisión, esa decisión no la entendí. Es posible que, con el correr de la vida, la pueda entender.

Es que sólo fueron 32 años en los que corriste en la vida, como si presagiaras que se fuera a terminar como lamentablemente terminó. En esos años estudiaste, fuiste a la universidad, aprendiste a enfrentar la vida, tuviste a tu hija con parálisis cerebral y la amaste con ese amor único de madre orgullosa y la protegiste y la supiste llevar de la mejor forma. ¡Qué manera maravillosa de ser mamá!

Te extrañamos Caro. Estefanía, Josefina, Lizeth las compinches para arreglar el mundo no paran de llorar tu ausencia. Te extrañarán en la tribuna en los partidos del Junior. De ese Junior al que amaste con ese amor sin fronteras. Ese Junior con cuya bandera, forrando tu féretro, pasaste al espacio insondable.

Y no te inquietes allá donde estás. Junior seguirá siendo Junior. Reiremos y lloraremos por él. Hoy se va Alexis, regresará Comesaña y el Junior seguirá y, alrededor de él, las especulaciones, las noticias, los entrenamientos, los buenos, regulares y malos partidos, los árbitros, las equivocaciones y el Juniorismo ahí, fiel, aguantando.

Quiero decirte que se está gestando una fundación para que a Nana Banana no le falte nada. Nunca te vamos a reemplazar. Esa es una de las cosas imposibles de este mundo, pero trataremos que nada le falte. Es lo menos que podemos hacer por ella y por ti. Y por tu familia que hoy no sabe cómo decirle a la niña que partiste a un viaje sin regreso. Tus tres amigas, Sebastián Viera, Roberto Ovelar, José Luis Chunga y sus esposas y más personas conocidas y anónimas han ofrecido su invaluable ayuda a Nana.

Descansa en paz Carolina Cervantes, casi Negrita, mujer, mamá, amiga, hija, Juniorista, guerrera de la vida. La Rojiblanca y Nana por siempre en el corazón…

El sol se ha ido, pero yo tengo una luz
Kurt Cobain, tu cantante favorito (Nirvana)


El partido no debió perderse...

Entendí la sustitución de Teófilo Gutiérrez por Jonathan Alvez y la de Yimmi Chará por Yonny González como una protesta directa del DT Alexis Mendoza para con ellos en la derrota de anoche 1x0 ante Boca Juniors. Es que el ChaTeo no apareció más. La llave que dio tanto de qué hablar, la dupla a la que todos los equipos le temían, hoy no se hace sentir. Hace ratos que vivimos más del recuerdo aquel que del presente. Y es inentendible por cuanto estamos a puertas del Mundial de Rusia y siempre apostamos que ambos iban ser jugadores fijos en la lista de los 23 de Pekerman. Esta última razón hace menos entendible que, tanto Teófilo como Chará, hayan bajado tanto su nivel de jugadores de primera línea.

Particularmente me dolió la derrota, pero temía que si era Boca Juniors el que anotaba primero no tendríamos manera de revertir la situación. La razón es simple y elemental. La escasez de goles. Ni Chará, ni Teófilo, ni Alvez, ni el propio Ruiz, a quien se le acabó la producción de goles, han convertido el número de anotaciones que regularmente hacen.

El partido no debió perderse. Creo que el Junior mereció mejor suerte. El partido se jugó mano a mano aún después  del minuto 27 en que Pavón anotó el gol para sentenciarnos. El juego fue mano a mano. La diferencia es que Boca pudo anotar un gol y Junior ninguno. Es más, después de dos partidos no hemos podido marcar un solo gol y hemos recibido cuatro.

En el grupo de cuatro equipos Palmeiras ya suma seis puntos y es el mejor equipo lejos por encima del mismo Boca Juniors que, aunque no gusta a sus seguidores, gana y suma. Ese Boca ya tiene cuatro puntos con empate en Lima vs. Alianza 0x0 y la victoria vs. Junior 1x0. Palmeiras ganó 3x0 al Junior en Barranquilla y antenoche 2x0 a Alianza Lima en casa. Hemos quedado cuasi eliminados de Copa Libertadores así aún queden cuatro partidos por jugar.

Jamás, desde cuando fueron contratados Teófilo y Chará, pudimos haber pensado que fueran sacados, casi simultáneamente, en un mismo partido y menos que ese partido fuera ante Boca Juniors y muchísimo menos que fuera en La Bombonera. Pero pasó y por eso insisto en que me da la impresión que fue la única manera que el DT Alexis Mendoza tuvo para protestar por el bajo rendimiento de ambos.

No obstante, Junior tiene que seguir jugando la Copa apostándole a ganar los 12 puntos que restan por disputar. El problema es que para ganarlos hay que hacer goles, pero los goleadores no golean. Y ese sí que es un grave problema…


Un Judas en el fútbol...

El tema Jorge Perdomo ya se ha vuelto desopilante en el manejo de la División Mayor del Fútbol Profesional Colombiano. Todos los días en público o en privado aparece con un desaguisado nuevo. Hace poco, antes de la asamblea de la Federación, estuvieron a punto de sacarlo por la campaña feroz que llevó a cabo para tumbar a Ramón Jesurún. El mismo Jesurún que lo impulsó para que lo sucediera en Dimayor. Perdomo es uno de esos seres que van abriendo frentes de guerra a diario. De esos que quieren todo y no le importa pisarle la cabeza a los demás con tal de subir donde quiere. Es un caso de deslealtad y de “me importa el mundo” que raya en la desfachatez.

La campaña contra Ramón Jesurún fue sin tregua. Hizo reuniones y sanedrines. Y no pudo tumbarlo. Después, por esos motivos que tienen algunas personas, Jesurún mismo lo salvó que lo sacaran de la presidencia del fútbol profesional una noche antes de la asamblea de la federación.

Su deseo imperial de mandar en todo lo ha llevado a meterse en campos que no le corresponde a la Dimayor como el tema del VAR que es exclusivo de las federaciones y sus comisiones arbitrales. Firmó un contrato con Bavaria para hacer el Pony Fútbol en el país y un convenio con Bayern Múnich para llevar diez jugadores aficionados a prueba cuando esos menesteres corresponden a la Difútbol. Y ahí sí que “ha amarrado la burra en mal palo”. Es que Álvaro González no se anda con medias tintas para defender al fútbol aficionado y estamos ahora en una convulsión interna en el fútbol colombiano propiciado por un Perdomo que no sabe de lealtades, ni de límites, ni de sinceridades.

El tema es aparecer en la foto como los pelaos en los viejos cumpleaños. Se ha paseado por la China, de donde vino con el cuento chino que la selección se concentraría allí con todos los gastos pagos antes del mundial, ofrecimiento que no fue consultado ni con la federación ni con Pekerman y, por supuesto, ni siquiera fue  considerado.

Ha ido al Real Madrid y al Barcelona para la correspondiente foto donde aparece como cualquier aficionado recibiendo camisetas con el nombre de la Dimayor en la espalda. Ha vuelto a viajar a España (que le fascina) para ver cómo funcionan las apuestas cuando aquí ya hay dos empresas colombianas que funcionan con el mismo fútbol profesional. Para constancia de lo anterior adjunta fotos del “importante” viaje.

El tema es que, en privado, Perdomo se ha vuelto el tema de reír cuando lo cierto es que los dueños de los clubes debieran proceder con la seriedad que merece una entidad como la Dimayor. Es que hasta Judas le llaman…


Colombia, la lista de los 23

Prácticamente ha terminado la preparación de la Selección de Colombia de cara al mundial de fútbol que se nos viene ya. Después del gran triunfo sobre Francia 3x2 y del empate 0x0 con la ríspida Australia ha comenzado ya la apuesta por confeccionar la lista final. Son sólo 23. Tres arqueros y 20 jugadores de campo. La nómina, casi que confirmó el DT Pekerman, saldrá de los que fueron convocados para esta fecha FIFA. No mencionó si Cuadrado (lesionado) y Cardona (suspendido) estaban incluidos “entre los que están aquí” toda vez que han sido figuras determinantes en la historia de esta selección de cara a Rusia.

El ejercicio de los 23 se viene. En los próximos días los programas de radio y televisión, los columnistas y periodistas de la prensa escrita y virtual, los técnicos de fútbol, los jugadores, los médicos, los maestros, los vendedores ambulantes, los porteros de los edificios, los taxistas, todos, estarán haciendo su propia lista.

A fecha de hoy, quien esto escribe considera que los tres arqueros serán Ospina, Vargas y Cuadrado. Los tres laterales Arias, Fabra y Mojica. Los cuatro zagueros centrales Zapata, Mina, Davinson y Murillo (si se repone) o Tesillo igual de zurdo que Murillo. Los cuatro volantes de primera línea Sánchez, Barrios, Mateus y Abel o Lerma. Los cinco volantes creativos James, Giovanni, Chará, Cardona y Cuadrado (lesionado) o Izquierdo. Y los cuatro delanteros Falcao, Bacca, Muriel y Borja o Duván.

Tal vez el sector que más discusión tendrá es el de los delanteros. Explico por qué esos cuatro. La posición en que Pekerman utilizó a Bacca ante Australia y a Muriel ante Francia nos da una pista importante. Los usó por las bandas. No por el centro como usó a Duván en el juego ante Francia y a Borja ante los australianos. Quiero decir que el suplente de Falcao saldrá de Borja o de Duván, uno de los dos. Falcao es pieza determinante como punta en solitario. Bacca y Muriel fueron utilizados por las bandas en esta fecha FIFA. A Duván y a Borja se les utilizó como puntas, igual que Falcao. A mi modo de ver la decisión del cuarto delantero no pasa por Bacca. Pasa por Borja y Duván.

Igual que en el clasificatorio anterior, cuando se enfrentó a Holanda y Bélgica rumbo a Brasil en el último tope permitido, nuestra selección nos dejó un buen sabor a 78 días del mundial de Rusia. Tal vez la única preocupación pasa por el lesionado Cuadrado. Siempre lo he considerado riguroso titular. Y por saber, también, si Cardona es incluido o no. La verdad es que Cardona ha sido un elemento rendidor sea como titular o como suplente.

En la gira no jugaron Vargas, Espinosa y Cantillo. Vargas será el segundo arquero, Espinosa no creo que sea incluido, creo que será Tesillo si no se recupera Murillo y de Cantillo hay que reparar en las palabras siempre positivas de Pekerman sobre él. Lo volvió a mencionar en la rueda de prensa después del juego. Apenas está llegando a la selección. Si lo incluye en la lista será la gran sorpresa aunque justa y merecida.

Se abre entonces la temporada de las listas previas antes que Pekerman termine los pronósticos con la nómina definitiva. Comenzará, entonces, el “tierrero” por los que están y los que no están…


Colombia, el “tierrero” de siempre

Las convocatorias en las fechas FIFA han vuelto típicas algunas situaciones que a veces son chistosas, otras incómodas, otras que derivan en polémicas y otras que nos ponen de adivinos a todos. A periodistas, aficionados y hasta directivos. Por ejemplo, previo al llamado, en los programas de deportes, en las páginas deportivas y en los corrillos se juega a la adivinanza sobre a quienes van a llamar. Se arman polémicas y hasta “muñequeras” periodísticas. Si los periodistas costeños hablamos de Bacca, Teófilo o Cantillo somos regionalistas. Si los periodistas cachacos hablan de Mateus, Medina o Torres son universales. Cuando sale la nómina, y no aparecen los pronosticados de cada uno, se vuelve a armar el “tierrero”.

Hay frases que han hecho carrera en la era Pekerman. Como éstas: “Pekerman no improvisa”, “llama a Pedro porque es de su riñón”, “siempre llama a los mismos, no le gustan los cambios”.

A raíz de la pregunta sobre sí Pekerman debiera poner a jugar hoy, frente a Australia en Londres, a los que llevó y no actuaron en el partido ante Francia en París mi respuesta ha sido que sí. Esta no es una convocatoria igual a otras porque es la última previa al mundial. Cuando jueguen con Egipto antes del debut en Rusia ya estarán los 23 que serán inscritos. Por eso creo que debieran actuar los que no lo hicieron.

Poco a poco, casi que imperceptiblemente, Pekerman fue recomponiendo su “lista mental” hasta tener hoy una nómina que tendrá muchas modificaciones de nombres. Recuerdo que del “riñón” ya no están Carlos Valdés, Alex Mejía, Daniel Torres, Pablo Armero y otros.

Con respecto a la nómina de Brasil 2014 no estarán Mario Yepes, Farid Mondragón y Carlos Valdés retirados, Pablo Armero, Carlos Carbonero, Freddy Guarín, Víctor Ibarbo, Alex Mejía, Álvarez Balanta, Camilo Zúñiga, Adrián Ramos, Jackson Martínez. Hasta ahora 12 conservando la esperanza que pudiera estar Teófilo Gutiérrez.

Con respecto al “novato” Víctor Cantillo no hay que poner el grito en el cielo pues “novatos” en su oportunidad fueron Ospina, James, Muriel, Cuadrado y otros que llegaron jóvenes y se quedaron dispuestos a jugar no un mundial sino dos, o tres.

De los que fueron a Brasil y podrían repetir en Rusia por estar en la convocatoria actual están Ospina, Vargas, Zapata, Arias, Sánchez, Aguilar, James, Cuadrado, Bacca y Quintero. Sólo 10 de 23.

Bueno, a disfrutar el partido ante los australianos selección que jugó 22 partidos para poder clasificar al mundial y eliminó en repechaje a la Honduras de Pinto. Después, volvemos a armar el “tierrero” …


La iluminada noche de París

El triunfo de Colombia sobre el encopetado Francia y en su propio feudo de París sirvió como un banco de pruebas que dio más certezas que dudas y nos dio, además, la grata sensación de revertir un marcador heridos en el amor propio y remediado con una rebeldía que salió desde lo más profundo. Comenzando que el fútbol volvió a asemejarse a los temas del amor en dónde el resultado no es como se comienza sino como se termina. Después del 2x0 del equipo francés y del nuevo error de David Ospina para la anotación de se nos vino la horrible noche. Es en esos momentos en que todo nos parece malo (aunque evidentemente algo no funcionaba) y donde en lo único que pensamos es que nos goleen. Francia en los primeros 45 minutos fue soberbia. Fútbol moderno, rápido, ofensivo y certero. Eso hizo que Colombia se viera desubicada, desordenada, sin norte. No nos engañemos, el hecho que le hayamos dado vuelta al juego en fútbol y goles no quiere decir Francia dejó de ser la gran selección que es y que es una de las favoritas a ganar la Copa del Mundo. Simplemente Colombia aguantó el chaparrón, el mal momento, y Pekerman, con la serenidad de siempre, le cambió el rumbo al partido en el camerino cuando terminó el primer tiempo.

Y lo hizo con los mismos jugadores con que comenzó el juego. Del relajo del primer tiempo, del acelere y el concurso de errores se pasó a la tenencia del balón con criterio y administración y a volver a los orígenes de nuestro fútbol en la administración del balón y del juego y a generar las jugadas que nos llevaron a torcer el cuello al destino del juego.

Todo lo malo y desacertado que fue el primer tiempo sirvió de cimientos para lo maravillosa que fue Colombia en el segundo tiempo con fútbol y testosterona. Es que le ganó a Francia en fútbol, en polenta y en goles. Y, repito, con los mismos hombres y eso habla muy bien del DT Pekerman. Allí es donde se ve la mano de los buenos directores técnicos. Lo más elemental es sustituir jugadores y ya. En la noche de París vimos otra cosa. Para ser más claros, los muñequitos del formato de juego que no se movieron en el primer tiempo lo hicieron en el segundo.

Me gusta analizar la dinámica del juego que no es otra cosa que el movimiento de los equipos (defensivos y ofensivos) partiendo del modelo de juego. Colombia tiene la memoria futbolística, las sociedades y los automatismos que hace que se puedan escribir historias como la del Stade de France.

Sobre la marcha Colombia comenzó con 1-4-2-3-1, hizo 1-4-4-2, 1-4-3-3, 1-4-1-4-1. Pero lo hizo en el segundo tiempo cuando la tensión había pasado, cuando se jugó bien al fútbol, cuando logró anotar dos goles adicionales al de Muriel en los botines de Falcao y Quintero.

El partido ante Francia resultó mucho más productivo de lo que se pudo haber pensado y eso es una muy mala sensación para los jugadores que no fueron utilizados hoy.

Es que Ospina, con todo y el error en el gol de Giraud después salvó un remate d Griezmann que fue tan importante como el gol de Muriel. El cuarteto defensivo de Arias (el mejor del primer tiempo), Mina, Davinson y Fabra es el mejor que se pueda armar hoy. Sánchez y Aguilar igual, aunque más Sánchez que el propio Abel. Creo que Mateus se ganó su cupo a Rusia. Fue el comodín para todas las modificaciones tácticas que mostró el equipo frente a Francia. Haciendo un tres adelantado en creación y un tres atrasado en zona defensiva. Muriel, James, Falcao y Duván son fijos. La noche de la ciudad luz nos dio todas luces necesarias para creer que Pekerman no solo debe estar feliz y tranquilo por el triunfo sino porque despejó algunas de las dudas que tenía si es que, de pronto, no las resolvió todas. Como lo de Juan Guillermo Cuadrado que, si no está, toque madera, allí tendrá a Mateus y al mismo Chará que, con seguridad, jugará ante los australianos y Cantillo que es posible que no se quede para Rusia, pero inscribirá su nombre en la lista de los que irán a Qatar en el 2022.

Esta larga columna es solo directamente proporcional sobre el rimbombante triunfo de Colombia. Es que se está hablando de Colombia. Es que las casas de apuesta perdieron dinero hoy con ese juego. Es que era impensado desde el propio Macron, hasta el más humilde de los franceses, que Colombia le pudiera ganar a Francia en su estadio sagrado y no solo eso. Sino ganarle avasallándolo en el segundo tiempo volteándole el marcador y el destino al partido.

Hoy, Ospina, Arias, Mina, Davinson, Fabra, Mateus, Sánchez, Abel, Muriel, James, Falcao, Lerma, Duván, Izquierdo, Quintero y Barrios es posible que estén un poco más claros en la cabeza de Pekerman que los que no actuaron hoy.

Si sacamos a Ospina y a Vargas y a Cuadrado “quedarían” sólo cinco para completar los 20. La presión es para los que no jugaron hoy y que, con seguridad lo harán ante Australia, hablo de Chará, Cantillo, Bacca, Zapata, Espinosa, Murillo, Moreno y Borja. Ocho en total.  Es solo una suposición a lo mejor influenciada por la euforia después del juego.

Este partido nos permitirá elucubrar de manera optimista hasta el martes cuando juguemos con Australia equipo que, si bien no es Francia no es para mirar despectivamente porque es duro y tiene un perfil de fútbol europeo. Que Falcao volvió al gol, que Muriel se ganó un puesto, que Mateus pisó fuerte, que James se vio suelto, generador y otras conclusiones más las vimos en el segundo tiempo. Pero no olvidemos que el juego vs. Australia puede ser un segundo tiempo también que puede confirmar o reversar cosas.

Lo que comenzó como un fastidioso corte de Electricaribe terminó con las famosas luces de París y la icónica Torre Eiffel hermosa y coqueta con sus luces titilando indiferente a la tristeza de los franchutes y a la alegría desbordada de los colombianos…


Ya casi el Junior ideal...

Aunque finalmente el marcador 2x0 hubiera sabido a poco, para lo mucho que hizo, el Junior del primer tiempo vs. Millonarios ha sido la mejor versión del equipo del DT Mendoza. Ese Junior fue cadencioso, generador de fútbol, con tenencia y administración y muy ofensivo. El marcador no fue más abultado por el arquero Wuilker Farinez que tapó cinco acciones de gol y una pelota al palo de Teófilo. Once veces se asomó Junior por el arco de Millonarios y solo dos pudieron convertirse en goles. Fue de dominio absoluto del Junior esa primera parte. El segundo fue más equilibrado. Pienso que esas oportunidades, cuando tienes la posibilidad de golear al rival, es una obligación hacerlo. Y no por burlarse del equipo rival sino porque en los apelativos de desempate en la tabla final se habla de puntos y diferencia de goles. Luego hay que sumar puntos y goles.

Digo que fue la mejor versión del Junior por el fútbol colectivo y por las acciones individuales que hicieron ver a un Millonarios liviano. Se conservó la valla en cero por cuarta vez con Viera interviniendo en dos remates certeros al arco.

En el juego brillaron Piedrahita, en buen momento, Hernández haciendo dupla en primera línea de volantes con el inalterable Pico y no solo “sacrificándose” en la destrucción sino en la construcción del juego también, Chará llegando a lo que fue el año pasado, Díaz madurando juego a juego, y Ruiz enchufado, activo y productivo.

Sería bueno saber, desde el cuerpo técnico del equipo, si lo de Teófilo es un tema físico o de rendimiento. Si es físico sugiero, de manera respetuosa, que se le debiera hacer el trabajo que necesita parándolo un par de juegos como ya se hizo con Cantillo a quién se le trabajó para subirle cuatro kilos de masa muscular. Si el tema es de rendimiento eso corre sólo por cuenta de él. Lo digo porque de los ocho partidos en que ha actuado, Alexis lo ha sacado en siete de ellos luego algo habrá que mejorarle para verlo en plenitud.

Me quedo con el primer tiempo ante Millonarios como el mejor pasaje de fútbol del Junior en esta Liga. Ese es el fútbol que le gusta al DT Mendoza, a la afición y a todos.

Duro en recuperación, sensible en la creación y goles porque goleadores tenemos.

Con 16 puntos y un partido menos, el Junior recupera la tranquilidad. Es que el número mágico hoy es 27 puntos para clasificar. Es posible que sea entre 28 y 29 al final del calendario completo. Quiere decir que el Junior ya hizo un poco más de los puntos que se necesitan para las finales.

Que el primer tiempo ante Millonarios sea el espejo en que deba mirarse el equipo. Es imperioso que eso ocurra…


Luis Carlos Ruiz

Estoy mirando la historia de Luis Carlos Ruiz. El samario, aún ganando un Botín de Oro en el 2013 con 16 goles y las estrellas 6ª y 7ª con Junior, ha sufrido el rechazo de algún sector de la tribuna en el Metro. Algo parecido a lo que pasaron Lucho Grau, William Rico, Kiko Barrios, Rolando Campbell, José Angulo y otros que históricamente pasaron por el rechazo hasta cuando terminaron triunfando y en el recuerdo del Juniorismo.

Siempre consideré que Ruiz era un buen jugador, que de hecho lo es, con la habilidad de jugar por las bandas y hacerlo como centro delantero sólo que, me daba la impresión, que si jugaba bien y si no también. Es decir, le faltaba esa rebeldía para triunfar. Finalmente lo hizo.

Ruiz no llegó al Junior siendo niño, ni adolescente. Llegó a los 20 años luego que el Profesor Hermenegildo Segrera lo descubriera, si mal no estoy, en los torneos del barrio Los Almendros de Santa Marta. En el Barranquilla FC encontró cobijo y, en el 2007, anotó 18 goles. Para entonces, Julio Comesaña, que había reemplazado a Sachi Escobar, lo puso a jugar sobre la banda derecha cuando Luis Yánez, que había venido del Lille francés, se desconectó del fútbol hasta perder la titularidad con Ruiz y terminar abandonando al Junior. Para Ruiz fue algo diferente pues siempre jugó como delantero centro o punta, que le llaman.

De un momento a otro algo pasó y Ruiz comenzó a vivir el calvario de sentirse rechazado como otros jugadores en el pasado, pero Ruiz tuvo la misma actitud de aquellos que terminaron triunfando aun siendo rechazados. Aguantó, apretó los dientes, esperó, nunca protestó y, cuando pudo irse, se fue. Su paso por China, Brasil y Nacional lo hicieron un jugador maduro que finalmente se convenció de sus condiciones.

Alexis Mendoza lo regresó a ser centro delantero, mientras se buscaba a Lucas Barrios o Jonathan Alvez y, en ese lapso, Ruiz comenzó a jugar bien y a hacer goles. Tan bien le ha ido que, hoy por hoy, es el jugador de mejor rendimiento en el equipo y los rechazos de antes se han convertido en aplausos y solicitudes para que Ruiz siga siendo titular.

Este Ruiz ha desarrollado velocidad y fortaleza sobre la carrera y tiene el arco abierto. Es que, a pesar de jugar bien, a Ruiz se le ha medido siempre sólo por sus goles.

Y aquí no se trata que Ruiz le haya ganado a la tribuna. De lo que se trata es que, por fin, la tribuna comenzó a darle a Ruiz el reconocimiento a sus méritos. Como antes cuando pasó con Grau, Rico, Barrios, Campbell, Angulo y otros…


Alexis, caras y gestos

Es posible que nunca sepamos que ocurre el interior de los equipos del fútbol profesional. Antes, los “códigos” eran sagrados y difícilmente se podía enterar uno, por vía de uno de los jugadores, si algo pasaba. Ahora, es menos secreto si un camerino está unido o reventado. Digo porque los entrenamientos son cubiertos por una treintena de periodistas que a veces se frustran por alguna falta de información pero que, de cuando en cuando, se enteran de cosas que pasan al interior. No obstante, aprendí a ver si un equipo está cohesionado o no. Con solo mirar el festejo de un gol, por ejemplo, se puede ver. Si todos festejan, si Pedro felicita a Andrés o se queda al margen, si el festejo es entre jugadores o van a abrazar al técnico y hasta la cara de alguien o de algunos cuando se produce un gol a favor o en contra.

También cuando en los entrenamientos se forman los grupos o cuando en las redes sociales, que ocupan parte del tiempo de los jugadores, se puede interpretar si el grupo de jugadores de un equipo está sólido o si hay grupitos.

Aprendí, también, a interpretar los gestos de los técnicos y los jugadores. Hace poco escribí sobre la cara del técnico del Junior Alexis Mendoza. En los partidos, en las ruedas de prensa, evidentemente ha denotado angustia, insatisfacción. Ha sufrido por los partidos comenzando por la derrota ante Palmeiras aunque mucho antes, en el torneo colombiano, ya la mostraba.

Ante Palmeiras, después de la expulsión de Germán Gutiérrez, se puso las manos en la cabeza y duró así un rato que pareció eterno. Son reacciones que se convierten en mensajes para la hinchada o para el técnico del otro equipo.

O cuando terminó el partido vs. Medellín que se apoyó en el techito del camerino con la cabeza entre las manos. El AT Carlos Araujo se le acercó y le dijo algo así como “ya pasó, ya terminó”.

Lo cierto es que los gestos de Alexis aún no han sido de alegría, de satisfacción, de esto va bien, de estamos creciendo. Su mejor satisfacción de los cinco partidos de Liga y cinco partidos de Copa fue el domingo en Medellín después del juego ante el DIM.

Creo que le apostó al jugador que desdeñó ante Palmeiras y le salió. Luis Carlos Ruiz que se quedó en el banco le abrió la puerta de la victoria ante el DIM. Sin duda ha sido el de mejor rendimiento. Regresó al Mello Murillo y a Gutiérrez a los laterales y le dio resultado. Los tres volantes y los tres delanteros le funcionaron y el ChaTeo también. En fin, esta vez se equivocó menos y los jugadores rindieron más.

Hay gestos que delatan el interior de los equipos. Después de la humillante derrota ante Palmeiras llegó el fresquito ante el Medellín. Ojalá ese fresquito le traiga el acierto al DT Mendoza en la conformación de sus alineaciones y en el rendimiento de sus jugadores. Que no es Mendoza solo…


Derrota fea, penosa y humillante

La derrota por goleada del Junior ante Palmeiras en el inicio del Grupo 8 de Copa Libertadores de América fue la suma de todos los males. Una goleada en casa por demás fea, penosa y humillante. Una expulsión justa  (Gutiérrez x falta sobre Bruno Henrique) a los nueve minutos del primer tiempo y una reacción del DT Mendoza después de 24 minutos para solucionar lo de quedarse con 10 hombres y cuando ya su equipo estaba perdiendo 1x0 con gol del mismo Bruno. No decidió si Mier bajaba a ocupar la posición de lateral izquierdo o si continuaba con su labor como volante por izquierda. Jugadores con un estado deplorable en gestión física y futbolística. Teófilo deambuló sin rumbo fijo. Chará sin la presencia, el fútbol, la potencia y los goles del torneo anterior. Un Alvez que aún no muestra el más mínimo destello del que fue el año pasado con Barcelona de Guayaquil. Alvez que jugó por Ruiz que ha sido el atacante que más ha jugado con un nivel mejor que todos los mencionados. El mismo Alvez que le puso la última flor al luto cobrando un tiro penal tan mal que el balón subió tanto que debió llegar a la estación espacial.

Este no es un partido para el olvido. El que olvida está condenado a repetir. Al contrario, hay que tener presente esta vergonzosa derrota para que el equipo no nos haga pasar por la pena de volver a ver un partido de esta clase.

Hoy, no solo periodista argentino Horacio Pagani hablará mal del Junior con la misma burla y sorna con que lo hizo esta semana. Los periodistas del continente entero lo harán. Es que Junior fue tan poco, tan mínimo, tan esmirriado, tan perdido, tan entregado, tan sin alma, que, esta vez, tendrán toda la razón.  

Que un equipo se quede con 10 hombres no es el final del fútbol, ni del mundo. Ocurre a diario en todas las canchas. Lo que hay que tener preparado son los planes de antemano para solucionar cualquier expulsión en cada una de las líneas del equipo. Eso lo hacían Maturana y Bolillo que dirigieron al DT Mendoza. Lo que quiero decir es que el banco no es solo el banco sino que los escogidos para ser suplente deben tener la capacidad de solventar estas situaciones que son comunes en el fútbol. Y que esto también se tiene en cuenta en los entrenamientos previos pues siempre se corre el riesgo de una expulsión o una lesión.

En Junior se notó que algo no estuvo previsto. La expulsión de Gutiérrez hizo que el DT Mendoza se pusiera sus manos en la cabeza y se quedara así un buen rato. Las respuestas a situaciones como estas son casi que automáticas. Junior no la tuvo. Pasaron 24 minutos y un gol en contra para decidir que Arias, que es zaguero central zurdo, ingresara por Mier y ocupara la posición de lateral por la izquierda. Un cambio que, si se quiere, debió estar “cantado”.

Yo no creo que Junior perdió por la expulsión. Si así fuera, todos aquellos que pierden un jugador así estarían condenados a la derrota y no siempre pasa. Junior perdió por que fue muy poca cosa ante su rival Palmeiras que fue ampliamente superior. Deambuló sin rumbo fijo, con jugadores lentos, como cansados, con la mente en otra parte, viendo jugar a los brasileros. Cansados es un despropósito por cuanto Junior está jugando con dos equipos diferentes Liga y Copa.

La hinchada se fue decepcionada con justa razón. Tanto ensayar para salir disfrazados de mono. Tanto pedir que compraran los abonos, que fueran al Metro para que el continente no viera las gradas vacías para semejante chorro de babas. Parte de la gente se fue del estadio antes que terminara el juego.

Este partido no es para el olvido. No podemos olvidar que el DT Mendoza reaccionó tarde a la expulsión, que Teófilo deambuló sin rumbo fijo, que Chará no es el mismo del año pasado, que Alvez no fue ni determinante, ni líder. Y que Ruiz, el delantero que mejor ha comenzado la temporada, se quedó en el banco.

Por eso digo que lo de anoche en el Metro fue la suma de muchas cosas y que, si bien una expulsión afecta el desarrollo de un juego, no es para terminar apaleados, humillados, goleados y ridiculizados en nuestro propio estadio.

Hace poco escribí en estas columnas, en una de las derrotas del Junior en Liga lo siguiente “Insisto en que algo no está bien. La cara de Alexis habla de su preocupación. Preocupación que ya manifestó públicamente…” Frente al Palmeiras fue más que evidente. Algo no está bien.

De perder se puede perder, el cuento es cómo pierdes y lo de anoche fue tan humillante que, de verdad, no se vale. Cuánta ridiculez por Dios…


Un Junior sin público

Se nos viene la Copa Libertadores y sería lamentable que el continente siga observando la ausencia de los aficionados del Junior. Alrededor de 15.000 abonos se habían vendido hasta ayer a pesar de las facilidades que el propio club ha brindado a sus seguidores. Es cierto que las velitas, navidad, año nuevo, el regreso al colegio con la adquisición de libros y uniformes y carnavales se vinieron todo junto, pero, no es menos cierto que la familia Char siguió con sus altas inversiones que han convertido al Junior en el equipo más oneroso de la Liga Águila. Se vería terrible que aquí vengan Palmeiras, Boca Juniors y Alianza Lima y el Metro se vea sin público.

No recuerdo, en la historia del Junior, una campaña de mercadeo tan agresiva y favorable al hincha que la actual. Tampoco recuerdo un Junior tan de alto costo como este a pesar de las grandes estrellas que han desfilado por el club. El actual Junior es una mezcla de jugadores jóvenes y jugadores de recorrido y nombre en el continente con un técnico que fue reclamado por la afición desde su ida intempestiva hace un par de años.

Este es un Junior que Alexis Mendoza ha estado desarrollando sobre la misma marcha de los dos torneos. Para no fundir al plantel, el técnico barranquillero lo dividió para Copa y Liga. El grupo de la Copa ha cumplido y hoy, como premio mayor, tendremos aquí a Palmeiras, Boca Juniors y Alianza Lima equipos de élite en el fútbol. El de la Liga ya ha sumado 6 puntos de 12 jugando mejor con respecto al inicio del torneo.

Todo la alta inversión en jugadores y cuerpo técnico se hizo pensando en que la hinchada estuviera en las gradas apoyando al equipo, con camiseta puesta y gozando los beneficios de descuentos en el club y en las Súper Tiendas y Droguerías Olímpica y de los patrocinadores del equipo. Hasta ahora no fue posible.

Junior jugará el jueves 1º de marzo en el Metro vs. Palmeiras del Brasil. Quiere decir que es quincena. Para adquirir el abono solo debe pagar el 20% del mismo y el resto diferido en cinco cuotas. También, si lo prefiere, puede adquirir boleta suelta.

Queremos volver a ver el goce con el ChaTeo, que la afición vea, de cuerpo presente en el estadio, a Jonathan Alvez y al Mudo Rodríguez que tanto pidieron. Que observen a Víctor Cantillo a quien han hecho ídolo. Al propio Luis Carlos Ruiz al que algunos rechazan pero que está en un momento estelar. Y a todo el grupo encabezado por Sebastián Viera a quien tanto quieren.

De verdad, sería impresentable que el Junior jugase los partidos de Copa Libertadores con estadio sin público y sin la fiesta de la hinchada que ya es famosa. Impresentable y triste…


La cara de Alexis Mendoza

La cara de Alexis Mendoza habla más que sus propias palabras. Este Junior no es tan armonioso y contundente como lo fue con él y con Comesaña en campañas recientes. En Copa Libertadores, con la alineación que podría llamarse ideal, Junior ha ganado dos de tres partidos con cinco goles a favor y uno en contra que le ha permitido pasar de la segunda a la tercera ronda y a definir, el próximo jueves, la posibilidad de integrar la fase de grupos junto a Boca Juniors, Corinthians y Alianza Lima. Ese logro le daría un millón y medio de dólares más sumados a los 650 mil que ya ganó.

En la Liga Águila es diferente solo ha ganado un partido con 1 gol a favor y 3 en contra. Le ganó 1x0 al Bucaramanga pariendo, perdió 2x0 con Pasto y con Huila 1x0 equipos a los que, regularmente, les gana. Con rendimiento del 33,33% de los puntos ganados (3 de 9) no le va a alcanzar para una eventual clasificación.

Junior estuvo en el Grupo de los 8 en la primera fecha del torneo gracias al triunfo sobre Bucaramanga. Después salió y no ha regresado moviéndose entre las posiciones 6º, 11º, 14º y 15º a medida que han pasado las fechas. Recordemos que tiene un partido menos por el aplazado vs. Envigado pero, ese equipo envigadeño le acaba de ganar 2x0 a Caldas que había ganado las tres primeras fechas.

Que tenemos un buen equipo, una nómina importante nadie puede negarlo pero, jugadores que vinieron a reforzar y mejorar el ataque y la zona defensiva poco o nada han hecho por ello. Jonathan Alvez ha jugado ya en tres partidos de Liga Águila y un partido de Copa Libertadores sin poder anotar siquiera uno de los goles que le hicieron venir al Junior.

Y del Mudo Rodríguez, ni hablar. No habla con la prensa y tampoco habla en el terreno de juego. Justo en la última derrota del Junior ante el Huila se le recordó más por cuanto se perdió con un gol de cabeza. Para ello se le trajo, para mejorar esa debilidad aérea pero, hoy día nadie sabe públicamente cuál es el problema físico del Mudo. De los recién llegados sólo Luis Carlos Ruiz ha actuado con fortuna.

Insisto en que algo no está bien. La cara de Alexis habla de su preocupación. Preocupación que ya manifestó públicamente…


Un Junior en construcción

Es posible que algunos no lo vean así pero, el Junior actual del DT Alexis Mendoza es un equipo en construcción. Y se ha tenido que montar sobre la marcha de la pretemporada, el cuadrangular Bolívar Sí Avanza, la Copa Libertadores y la Liga Águila. En los siete partidos disputados, Alexis ha presentado siete alineaciones diferentes. Eso hace que el team work, o trabajo de equipo, o automatismos que le llaman los técnicos ahora, no estén afilados. A todo eso hay que agregarle que piezas vitales como Teófilo y los recién llegados Rodríguez y Alvez han visto limitada su participación por lesión y suspensión. El que mejor anda es Luis Carlos Ruiz con buen fútbol y goles actuando como centro atacante.

De las alineaciones en su experiencia anterior, Mendoza solo cuenta con seis jugadores de aquellos. Solo dos eran titulares. El resto ya no está en el plantel. En el cuadrangular de Bolívar Sí Avanza presentó tres alineaciones y ganó los tres partidos sin mayor dificultad. Eso por la calidad de jugadores que cuenta para el torneo local.

En Copa Libertadores se perdió en Asunción con Olimpia pero después, en un durísimo partido, Junior ganó 3x1 y pasó pero, hubo dificultades. Si Teófilo y Ruiz no se hubieran inventado el tercer golazo hubiéramos quedado por fuera por el gol visitante de los paraguayos.

En Liga, con segundas alineaciones, hemos sufrido. La victoria 1x0 sobre Bucaramanga fue casi que a última hora ante un rival que pudo haber tenido más.

Ante Pasto la sufridera fue mayor y, al final, esa sensación de tristeza con la derrota que podemos considerar merecida.

Hay mucha diferencia entre los jugadores grandes e internacionales del Junior y algunos jóvenes que nos emocionan algunas tardes y nos decepcionan en otras. Es como si nunca terminaran de madurar. Como que algo les dificulta ser lo que uno cree que pueden ser.

Junior tiene un buen técnico, tiene una muy buena nómina mezcla de veteranos y jóvenes pero, aún falta el trabajo de equipo.

Cuando Alexis dirigió al Junior la primera vez contó con la fortuna de encontrar un equipo muy rápido y a eso le apostó. Esta vez le ha costado un poco más.

Claro que tampoco es para arriar banderas. Junior ha pasado dos rondas de Copa Libertadores y, ante Guaraní, tiene todas las posibilidades de pasar a la fase de grupos. En Liga Águila ha ganado tres puntos de seis. Lo que pasa es que todos sabemos que el equipo puede jugar mejor para evitar la angustia y la “comedera” de uñas.

Lo que extrañamos es el “jogo bonito” del anterior Junior de Alexis. Ese que enamoró a propios y a extraños…


Era un 0x0, Luís Díaz cambió el destino...

El partido Junior x Bucaramanga iba camino del 0x0. Entonces, el DT Tiburón Alexis Mendoza movió su banco en el segundo tiempo. A los 15 Yonny González ingresó por Kevin Sandoval. A los 18 Luis Díaz por Matías Mier.  A los 40 Kevin Aladesamni por James Sánchez. Todo porque Bucaramanga se había apoderado del balón. Solo dos minutos después del ingreso de Aladesamni, Junior por fin encontró el espacio para un contra ataque certero aprovechando que su rival estaba, engolosinado con el balón, lanzado al ataque. La jugada fue una exhalación. González primer cambio, inició la jugada. Aladesamni tercer cambio, metió al pase gol. Luís Díaz segundo cambio, anotó el gol del triunfo. Esta vez, las modificaciones dieron resultado. Siempre he pensado que el éxito o el fracaso en los cambios es de dos vías. La del técnico que observa y decide y la del jugador que entra a resolver. Esta vez técnico y jugadores estuvieron sintonizados para una victoria 1x0, en la agonía del partido, cuando el mismo estaba sentenciado para un empate sin goles.

El Junior de este año está siendo montado por Alexis sobre la marcha. En el cuadrangular “Bolívar Sí Avanza” utilizó tres alineaciones diferentes y ganó los tres juegos, en el inicio de la Copa Libertadores otra alineación y perdió y en el inicio de la Liga otra alineación más y ganó con angustia.

Hay que recordar que sólo ha podido contar con Teófilo unos minutos en el último juego del cuadrangular vs. Medellín. Tampoco ha contado con el Mudo Rodríguez y en Copa Libertadores no ha podido utilizar a Jonathan Alvez por suspensión. Teófilo y el Mudo por lesiones.

El partido Junior x Bucaramanga fue lento. El horario de las 3:15 de la tarde ya no es lo que era antes. Ahora el “Dr. Solano” y el cambio climático inciden tanto en Junior como en el equipo que visita.  Así se vio la tarde del domingo en el Metro.

A pesar del juego lento, a ratos soso, equilibrado, Junior tuvo la oportunidad de marcar con acciones de llegada con remates del “Loco” Alvez dos veces y Jarlan Barrera dos más. El arquero búcaro Luis Ojeda fue figura. Como también lo fue José Luis Chunga cuando fue exigido en el segundo tiempo.

Lo que se ve, por parte de Alexis, es un módulo 1-4-2-3-1. Un arquero, cuatro defensores, dos volantes de primera línea, tres volantes creativos y un punta. Estén los grandes jugadores o los jóvenes se ha visto ese desarrollo.

Al Metro asistieron 12.855 aficionados. Quiere decir que fueron 9.086 abonados y 3.769 pagando boleta por valor de $ 105.420.000.00. Evidentemente no fue una buena asistencia. Entendemos que los carnavales rompen bolsillo. La Guacherna, Santoto y el Carnaval de los Niños fueron una competencia de peso.

El jueves se viene el partido de vuelta ante Olimpia del Paraguay en Copa Libertadores. Ojalá Junior pueda contar con Teófilo y el Mudo. Serán un buen aporte. No hablo de Alvez puesto que aún le falta una fecha de suspensión por cumplir.

Era un 0x0 pero Junior ganó 1x0 al Bucaramanga sobre el final. Es que el partido se termina cuando se termina. No antes…


Junior, enredos y angustias…

Fue un partido disputado, ríspido, fuerte. Junior cayó 1x0 ante Olimpia en Asunción en un juego en el que pudo llevar la peor parte. Lo lastimoso fue haber perdido con un gol que tuvo un concurso de errores elementales que no habla bien de los automatismos que deben existir en los equipos de fútbol. En los 36 minutos previos al gol, Olimpia no encontró la manera de hacer daño al cuadro barranquillero a pesar de su insistencia. Entonces, un balón lanzado por el zaguero Juan Patiño (3) de frente, buscando a Mauricio Cuero (8) sobre la banda derecha, hizo añicos, cual cristal que se rompiera, al circuito defensivo del Junior. Yonatan Murillo (11) se dejó ganar la posición de Cuero con caída de espaldas incluida. Jorge Arias (17) central por la izquierda en lugar de doblar en la marcación a Cuero retrocedió y se alejó de él lo que le permitió centrar el balón al área. Sebastián Viera (1) no salió a cortar el balón que era la mejor opción y su obligación. Y a Rafael Pérez se le perdió Roque Santa Cruz (9) que, solo, limpio, sin obstáculos, con tiempo y espacio la clavó de cabeza. Todo un galimatías futbolístico.

Después el juego fue de dos áreas, de ir y venir, con 23 llegadas a puerta (13 de Olimpia y 10 del Junior) pero, a diferencia de Olimpia, el juego del Junior fue desordenado, como a los trompicones, como empujado cayendo, incluso, en la desesperación como Jarlan Barrera (10) o Yonny González (18) en sus remates a puerta.

Un equipo grande, como Junior, no puede mostrar inseguridades, angustias, desesperación en un torneo como la Copa Libertadores. Correr y correr, como si la casa de Marcela se estuviera quemando, sin pensar, sin ser finos y precisos es un mal mensaje a los rivales.

El DT Mendoza tiene ocho días para revertir la situación. A Yonatan Murillo le fue muy mal. Cuero le pasó por encima toda la noche sin que existiera poder humano que le dijera a Arias y a Díaz que debían apoyar con el doblaje o la marcación escalonada a su compañero. Cuero corrió tanto que el DT Garnero lo sacó del juego por disminución física. Es que se dio un banquete.

Hubo cortos circuitos. La primera línea de volantes, Leonardo Pico (14) y Víctor Cantillo (24), dejaron su eficiencia en el camerino. Luís Díaz (23) y Yonny González (18) sin presencia efectiva y Yimmi Chará (8) jugando por el centro no encontró respuesta en ellos y el damnificado fue Luis Carlos Ruiz (7) que se cansó de esperar el contacto con sus compañeros.

Es posible que en estos torneos se pueda perder. Lo que no es bueno es jugar tan mal, tan desordenado, tan desorientado, como jugó el Junior ante Olimpia. No nos vimos bien. De verdad…


Los abonos del Junior

Pregunté por el número de abonos vendidos en el Junior de Barranquilla. 8.500 me contestaron incluyendo hinchas y empresas. Sobre una base de 35.000 aún nos falta mucho. Sin embargo, en Junior están buscando más soluciones para que los aficionados del equipo rojiblanco estén en las gradas como siempre.

El análisis es que en dos meses el bolsillo del hincha viene en una carrera de gastos económicos por fechas y compromisos familiares que son inaplazables. Las Velitas, Navidad y Año Nuevo. Antes el Niño Dios traía balones de plástico. Hoy trae computadores, teléfonos y televisores. Superado diciembre apareció enero con la compra de los útiles escolares. Este sí que es un deber sagrado. Antes era la cartilla ABC, Coquito y libretas Norma. Ahora las “listas de útiles” hay que comprarlas por etapas porque son más de treinta y si el niño comienza en Jardín Infantil el gasto es como se ya estuviera en la universidad. Y una vez terminado el tema del colegio llega su majestad el carnaval. No nos digamos mentiras. Para nosotros el carnaval es igualmente sagrado.

Este diagnóstico es real y el mismo ha incidido en la lentitud en la compra de los abonos. Sin embargo, los ejecutivos de Junior y del Grupo Char en lugar de quejarse están buscando soluciones para que el hincha Juniorista cumpla con sus deberes personales y familiares y también con su gran pasatiempo.

La verdad es que el plan es bien ingenioso. Invertir dinero en un abono y recibir una Valera para comprar artículos de primera necesidad en Olímpica, por el mismo valor, le cae bien a la señora de la casa.  Se tiene la posibilidad, también, de comprar el abono con las facilidades de la Financiera Serfinansa o a través de su tarjeta de crédito y ahora, los aficionados que no usan ni la banca ni los servicios crediticios, lo podrán adquirir a través de Brilla en el recibo mensual de Gases del Caribe con pago diferido. En eso han estado durante esta semana.

Las quejas de antes en el sentido que “Don Fuad se metiera la mano al Drill”, como decía mi compadre Edgar Perea, se ha convertido en un reto a la inversa. Fuad y su familia están haciendo cuantiosas inversiones en dólares que han dado una nueva dinámica al mercado del fútbol nuestro. Ahora la metida de mano al Drill corresponde a la hinchada.

Así que para todas las posibilidades económicas hay una solución para que el hincha Tiburón esté en la tribuna apoyando al equipo amado. Como siempre…


Sobre Viera y Chunga

Hay un tema en Junior que se ha tocado al comienzo de las últimas pretemporadas. Es hora que José Luis Chunga tape por encima de Sebastián Viera, se oye decir. Chunga, esperando su chance ya ha cumplido 26 años. Viera, dueño del arco con todos los méritos cumplirá 35.  El tema de los arqueros no se mide por la edad. Los arqueros se vuelven sólidos después de los 30 años y quizá un poco más allá. Este tema no es fácil y tan no es fácil que Viera sigue siendo titular y Chunga sigue esperando. Y no se trata que Chunga no pueda tapar. No, ni más faltaba. Se trata de lo que Viera ha sido en los últimos años en Junior. Los arqueros se van haciendo en medio de los partidos. Hacen camino al tapar. Lo que ocurre es que los arqueros que se van cimentando en un equipo se van volviendo importantes y necesarios. Entonces, no es fácil que un técnico mande a ese importante y necesario a un banco por un joven que es buen arquero pero que le favorece más el futuro que el presente.

Que hay jóvenes que irrumpen de pronto y se van quedando con la posición también es cierto. Son las excepciones a la regla sobre la experiencia en los arqueros. Hablo de David Ospina que aprovechó, siendo juvenil, su debut con Nacional y pronto se fue al Niza francés. O de Wuilker Fariñez que con 19 años se convirtió en arquero titular de la selección de mayores de Venezuela de la mano de Rafael Dudamel. Claro que en el caso de Ospina y Fariñez hay que decir que fueron arqueros de selecciones nacionales menores y allí adquirieron una experiencia que no podían en sus equipos por razones de edad. Ospina hoy está en el Arsenal inglés y es arquero titular de la Selección Colombia. Fariñez va a ser el arquero titular de Millonarios que tuvo que transferir a un gran arquero como Nicolás Vikonis al Puebla mexicano y es, también, arquero titular de la Selección de Venezuela.

En Junior hay un antecedente, el de José María Pazo que esperó cerca de ocho años en divisiones menores hasta cuando Hugo Gallego lo hizo debutar y lo mantuvo contra toda presión después que el club trajo al argentino Juan Carlos Docabo en 1990 y lo mismo hizo Julio Comesaña al año siguiente.

Aquí no hace falta que se alineen los astros para decidir. El tema pasa por el calendario de juegos, por los partidos, por el rendimiento de Viera y por las oportunidades que Chunga sepa aprovechar. Que no hay otro mecanismo. Solo el fútbol decidirá…


Será un año lleno de deportes

Aquí vamos de vuelta a Bogotá. Este lunes nos reintegramos a la actividad periodística que ha sido nuestra vida desde 1976 cuando publicamos la primera columna llamada Batazos en Diario del Caribe. Este año será muy especial. Los Informadores Deportivos cumplirán 35 años, 15 de los últimos en Emisoras ABC, Diario Deportes y Radio Curramba completarán 12 años, casi los mismos que tenemos de colaborar con los deportes del Diario Al Día, arrancaremos con el sexto año en el Canal Win Sports y, desde el año pasado, el diario El Heraldo publica estas columnas cada martes y con Caracol Radio volveremos al Carrusel Deportivo. Ya son 35 años allí. Este año será de mucha actividad. Tendremos la Copa del Mundo de la FIFA Rusia 2018 y los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018. Será nuestro sexto mundial del fútbol. Toda una bendición del buen Dios para quienes nos dedicamos a informar. Barranquilla, después de los juegos, quedará con la mejor infraestructura deportiva de toda su historia.

Volveremos a estar pendientes del Junior que este año vuelve a ser favorito con justa razón. El regreso de Alexis, la permanencia de la nómina y los tres nuevos jugadores así lo reafirman. Junior volvió a mover el mercado con la traída del peruano Rodríguez y el uruguayo Alvez.

Fuad Char y su familia han seguido con sus inversiones millonarias en dólares. Me comentaron que quiere ganar la Copa Libertadores. Ojalá el fútbol, la vida y el Todopoderoso le permitan al patriarca gozar de ese anhelo. Detrás de él estaremos todos. En poco menos de tres años, Junior dio un vuelco de lo que era a lo que es hoy día. El equipo de las grandes inversiones y de un fútbol que agrada a todos.

Es posible que con el presupuesto del Junior se puedan pagar cinco o seis equipos del fútbol profesional por año. Por eso es menester que los hinchas adquieran sus abonos para apoyar las buenas intenciones de los dueños del club. Además, por una simple razón. Compren el abono para que después no estén corriendo bases en los partidos definitorios.

Y aquí arrancamos un año más. De la mano del buen Dios…

Les envío un abrazo.
Enero 22, 2018

 
 
 


WIN SPORTS

7:00 AM
Kick Off

12:00 MD
Win Noticias

4:30 PM
Saque Largo

6:00 PM
Conexión Deportes

10:00 PM
Win Noticias


 

Copyright © 2018, Barranquilla - Colombia. Todos los derechos reservados.
Está prohibida la reproducción total o parcial de la página