Año No. 17
Edición No. 4.804

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Béisbol

Este viernes, ¿Miguel Cabrera, hit 3.000?

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

AFP | Detroit
Los Yankees impidieron este jueves que el venezolano Miguel Cabrera conectara el único imparable que le hace falta para convertirse en el jugador número 33 en ingresar al club de los 3.000 hits en las Grandes Ligas, pero no pudieron evitar la derrota 3×0 ante los Tigres.

Pero lo espectadores, que esperaban ver el hit decisivo para celebrar la hazaña del venezolano, terminaron viendo una base intencional, la número 236 de su carrera. Un movimiento estratégicamente acertado del mánager Aaron Boone y los Yankees.

La decisión, como era de esperar, fue muy impopular en Detroit y abucheada por los espectadores.

“Ese es el juego hermoso del béisbol”, señaló Cabrera afuera de la casa club poco después de que terminó el partido.

El estelar venezolano se fue en el partido de 3-0 con dos ponches, lo que lo obligó a él y a los fanáticos de los Tigres a esperar al menos otro día para alcanzar la marca de los 3.000 imparables, un hito que solo 32 jugadores han alcanzado en la historia de las Grandes Ligas.

En el octavo, Cabrera iba en dirección al plato con hombres en segunda y tercera, pero tuvo que seguir sin parar a la primera luego de que Boone levantara cuatro dedos para indicar la base por bolas intencional.

Boone aclaró que esperaba la reacción del público pero que era una decisión puramente de béisbol.

“Es una decisión de béisbol en todo momento, pero no hay duda de que hay un poco más de sentimiento, de comprensión de la situación”, reconoció Boone. “Al final, tienes que hacer lo que crees que es correcto dentro del contexto del juego”.

La multitud de 21.529 espectadores rápidamente convirtió los abucheos en aplausos cuando Austin Meadows conectó un doble de dos carreras en un enfrentamiento entre zurdos para poner a Detroit adelante por tres.

“Quieren ver 3.000, pero nosotros queremos ganar primero lo otro vendrá después”, aclaró finalmente Cabrera.

El triunfo fue para el abridor dominicano Michael Pineda (1-0), quien lanzó cinco sólidos episodios en blanco, mientras que el revés fue para Jordan Montgomery (0-1), el hombre que mantuvo a Cabrera controlado.

– Los Mets golpean con aporte latino –
En Nueva York, los Mets doblegaron 6×2 a los Gigantes de San Francisco con aporte latinoamericano.

El triunfo fue para el abridor venezolano Carlos Carrasco, quien lanzó hasta el octavo inning por primera vez en casi tres años, mientras recibió apoyo ofensivo del boricua Francisco Lindor y el también llanero Eduardo Escobar, quienes conectaron jonrones solitarios.

Lindor, quien conectó tres hits, y Escobar conectaron sendos cuadrangulares, el del segundo en el segundo capítulo para desde ya dejar ventaja definitiva.

Carrasco (1-0) permitió cuatro hits, no dio bases por bolas y ponchó a siete en siete entradas y dos tercios. Fue su salida más larga desde que lanzó siete capítulos y dos tercios para Cleveland el 4 de mayo de 2019, poco más de dos meses antes de que le diagnosticaran leucemia.

Una multitud de 28.760 personas le dio a Carrasco una cálida ovación mientras salía del montículo, golpeando su guante varias veces.

“Fue realmente bueno”, dijo Carrasco. “Amamos a los fanáticos y nos encanta jugar aquí. Creo que lo más importante es que el equipo está ganando”.