Año No. 17
Edición No. 4.804

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Béisbol

La matraca de la familia de Jair Camargo llama la atención en USA

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Por Do-Hyoung Park
Cuando Jair Camargo subió al plato por primera vez como jugador de Grandes Ligas el martes por la noche, estaba tan concentrado que no podía oír nada a su alrededor, ni siquiera ese penetrante cascabel que lo ha estado siguiendo por todo el mundo durante 15 años. años.

Todavía no escuchó nada mientras se preparaba para una base por bolas de siete lanzamientos, tomando una bola rápida de Mike Baumann a la altura de los ojos para la cuarta bola que abrió la parte alta de la novena. Nada golpeó esos tímpanos, incluso cuando su madre, Tatiana Alonso, agitaba alegremente la matraca en círculos sobre su cabeza desde su asiento en las gradas detrás del plato.

“Ayer aquí me dijeron que no podía usar la matraca”, dijo Alonso a través del intérprete de los Mellizos, Mauricio Ortiz. “Pero teníamos que hacerlo”.

Esa matraca es un matraca de madera en forma de caja que crea un fuerte cascabel que ha seguido a Camargo por todo el mundo como parte de su viaje en el béisbol desde que tenía 9 años y jugaba un torneo juvenil en México. Fue entonces cuando Alonso compró la matraca junto a otros padres de jugadores de la selección colombiana que jugaban allí.

“Cada vez que representa a Colombia o su ciudad, lo llevamos a cada partido”, dijo Alonso.

Desde entonces, ha estado en Venezuela dos veces, en México, en Estados Unidos para jugar en las Ligas Menores… y ahora, de regreso a Estados Unidos para ver a Camargo, el jugador de Grandes Ligas. Su familia lo ha apoyado en todo momento, por eso agradeció que haya tardado hasta el martes en debutar, tres días después de haber sido convocado como sustituto del lesionado Carlos Correa.

Viniendo de su casa en Barranquilla, Colombia, la familia (padres, abuelo, tíos) no llegó a Estados Unidos hasta el martes, cuando tomaron un vuelo a través de Miami, aterrizaron en Baltimore alrededor de las 4 pm y llegaron al Oriole Park  justo a tiempo para ver a Camargo realizar prácticas de bateo.

Fue el momento perfecto, porque en la novena entrada, Camargo finalmente recibió la llamada para batear como emergente.

“Nos pusimos a trabajar desde que era muy joven y mi familia no pudo venir aquí, así que fue un buen momento”, dijo Camargo. “Fue perfecto. Pudieron llegar aquí hoy y luego pudieron verme haciendo BP y luego el juego. Tener ese turno al bate fue genial”.

Es un poco triste que Camargo estuviera demasiado concentrado para escuchar la matraca mientras hacía su primera aparición en el plato, porque eso lo entusiasma, dice. Originalmente, su padre no era fanático de él, ya que no quería llamar la atención de los fanáticos que lo rodeaban, pero para Camargo, ese sonido se ha convertido en imprescindible cuando su familia está en las gradas.

“Una de las cosas interesantes es que la primera vez que [mi mamá] me vio jugando en Estados Unidos, escuché ese sonido y en mi primer turno al bate conecté un jonrón”, dijo Camargo. “Desde ese momento pensé: ‘Tengo que tener eso en mi debut’”.

De hecho estaba allí, y afortunadamente, cuando Camargo cruzó el plato con un sencillo productor de José Miranda con su primera carrera anotada en la MLB, la niebla en sus tímpanos se disipó.

Allí estaba, el fuerte y orgulloso traqueteo desde las gradas.

“Pensé, ‘Está bien, ahí está ella’”, dijo Camargo.

© MLB Minnesota Twins
    @dohyoungpark