Año No. 17
Edición No. 4.815

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Pelotas y Letras Hugo Illera | Freddy Rincón, se acaba de marchar…

La vida se mueve entre los momentos gratos y los desafortunados. Acaba de pasar en esta Semana Santa. En mi caso, me he movido entre la satisfacción por ver, en dos juegos, la mejor actuación del Junior de Cruz Real en el año y la tristeza por la muerte de Freddy Rincón.

Soy de los que me sumo en silencio profundo, el misterio de la muerte no lo he sabido interpretar nunca. Para mí es devastador. Por eso, no voy a sepelios porque, además, en gran parte de los mismos, aparece la feria de las vanidades, los abrazos fingidos y las lágrimas impostadas.

Cuando una figura muere aparecen los compañeros de estudio que no lo fueron, los amigos cercanos que ni lejanos fueron y las anécdotas que no existieron. Esas ganas de fingir lo cercano que fueron con el difunto me parece irrespetuoso con quien ya descansa en paz.

De mi parte, el silencio es el mejor homenaje a los que se van. Me ha pasado con personas cercanas en el deporte. Me llaman de los medios para que recuerde algo, comente algo y, de verdad, no doy para eso. Algunos entienden, otros no.

Freddy Rincón fue mi compañero en la Selección Colombia. Él como jugador, yo como Jefe de Prensa. Esa parte de su vida la conocemos todos.

También fue mi compañero en el set de La Polémica de Win Sports. Llegó cuando Luis Fernando Suárez se fue. Después del análisis de Freddy, de ser un hombre frentero y polémico se llegó a la conclusión que caería bien en el programa y, de verdad, lo hizo con buen suceso. Sus últimos días en el canal fueron para él llenos de felicidad y bienestar. Gozaba con lo que hacía.

Esa parte final de su joven vida, nos dio la oportunidad a César Augusto Londoño, a Óscar Rentería, al canal y a mí, de conocer al otro Freddy, lejos del gran público.

Bonachón, sonrisa permanente, amante de la música y de los buenos ratos.

Además, me tocó en fortuna que compartiéramos la camioneta de Win Sports en la que nos movilizábamos él, Lizeth y yo para ir al estadio, al hotel o al set. Muchas cosas, incluso íntimas, nos contó en esos trayectos.

No voy a romper el sigilo de las cosas que nos confió. Pero sí que estaba muy dolido por la decisión de Jorge Luis Pinto de no llevarlo a trabajar a Arabia. Y ni siquiera fue porque no lo llevara, sino por la disculpa que le dio.

Creo que Freddy Rincón nunca perdió su esencia de ser contestatario, de decir lo que sentía y, con ello, se convirtió en líder y figura importante para su raza negra del pacífico. Lo digo por la cantidad de llamadas que recibía para hablar de los temas de su comunidad.

Que lo único seguro en la vida es la muerte, es cierto. Pero Freddy se fue demasiado pronto. Es que la vida es un soplo, una brizna, un instante…

Barranquilla
Abril 19, 2022

Comparte si te gustó

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print