Año No. 17
Edición No. 4.805

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Pelotas y Letras Hugo Illera | Selección Colombia, se abre, oficialmente, la temporada de los lamentos

Mientras seguimos elucubrando, sobre la eliminación de nuestra Selección Colombia al Mundial de Catar, quisiera detenerme en consideraciones de tipo futbolístico. Solo eso, centrémonos en eso hoy.

No faltó ningún jugador de élite, ni de los que juegan en Europa o en América e incluso de los que rinden en la liga local.

No se pudo conseguir, ni de parte de Queiroz en sus cuatro partidos, ni de Rueda en sus catorce, un equipo base. Un equipo tipo, ese armazón sobre el que acentuar o modificar una idea. Fueron 18 alineaciones diferentes.

Esta Colombia no tuvo pareja de laterales estables. Tampoco pareja de zagueros centrales recurrentes. Ni compañero permanente de Barrios. El que más lo acompañó, Mateus Uribe, solo terminó jugando cuatro partidos de 90 minutos de los 16 en que participó.

Los más estables, en zona de medio campo ofensivo, fueron Cuadrado y Díaz. Más Díaz que Cuadrado que nos mostró su nivel más bajo.

Soy hincha de Cuadrado. Siempre me pareció un gran jugador. El nivel exhibido en este clasificatorio ha sido, tal vez, el más bajo. Él que nos tiene acostumbrado a un nivel Top, esta vez fue Low.

Esperábamos que Quintero se quedara con la camiseta No. 10. Tampoco, otra vez las “pequeñas lesiones” el famoso “tanque pequeño” le volvieron a negar esa posibilidad histórica. El partidazo 3×1 frente a Chile fue solo una golondrina en verano caluroso. Y entonces, Rueda tuvo que llamar a James.

Lo de James, finalmente, fue más sainete que realidad. La peor versión de James la mostró en esta eliminatoria. Sus propias decisiones le han llevado de jugar en la Liga de España como figura a la Liga de Catar como figura venida a menos.

La presencia de Falcao tampoco fue productiva. Solo aquel gol frente a Chile. El mayor recuerdo es su único gol en la eliminatoria para empatar el juego 2×2, en el minuto final del encuentro en Santiago, luego de ingresar en la mitad del segundo tiempo. Eso fue en la segunda fecha, ¡el 13 de octubre del 2020!

Hubo jugadores que se fueron borrando por el peso de las lesiones. Hablo de Arias, de Mina y de Duván. Al final ya ni se les mencionaba. Triste, porque son magníficos jugadores.

Estas cosas se pueden dilucidar porque estuvieron a la vista de todos. Hay otras que, o no tienen explicación, o algún día sabremos que pasó cuando el paso del tiempo les suelte la lengua a los que allí estuvieron.

De la primera, los 7 partidos sin poder anotar un triste gol partido por la mitad. Inexplicable que el seleccionado hubiera estado 684 minutos sin anotar con la cantidad y calidad de goleadores convocados. Nada de lo que se ha dicho podríamos aseverar que es, exactamente, el motivo del anti record más feo de nuestra historia futbolística.

De la segunda, el “bololó” que se armó antes y después de las goleadas sufridas con Uruguay y Ecuador que fueron definitivas para la eliminación junto, a la derrota con Perú 1×0 en casa, que nos dejó sin capacidad de maniobra.

El rollo de Queiroz, las goleadas y la o las peleas debieran contarlas algún día para poner en contexto y en orden todas esas cosas que pasaron y que, sin duda ayudaron a nuestra ausencia en el mundial.

Dejemos de lado al Covid porque a todos nos afectó por igual, pero incluyámosla de paso en esta historia que rozó, algunas veces, el mundo bizarro o el extraño mundo de Subuso.

No busquemos al ahogado río arriba. Que el Profe Rueda no seguirá, es más que obvio. Pero los jugadores, los mismos que nos dieron tanto en el pasado, y por lo que han sido elevados a la categoría de ídolos, hoy son responsables también por habernos quitado la posibilidad de estar en el Mundial de Catar.

Lo que viene será bien difícil y exigirá un trabajo denodado. El futuro de la Selección Colombia estará basado en la nueva camada de jugadores. Hablo de Luis Díaz, Luis Sinisterra o Carlos Cuesta y de algunos de estos jugadores que están en edades de 25 a 27 años.

A la maravillosa generación de los noventa les alcanzó para ir a tres mundiales. A esta solo para dos.

Y para los que siguen recordando a Pekerman cada vez que pasa algo en la selección. La primera eliminatoria con él fue brillante. La segunda fue angustiosa y la definimos con el famoso pacto de Lima. Cuando se llegó a ese partido se tenía una situación parecida a la que tuvimos ahora. Solo que dependíamos de nosotros y, finalmente, clasificamos porque Paolo Guerrero aceptó, en pleno partido, la propuesta de Falcao que fue, la mejor jugada de esa eliminatoria.

Si Pekerman hubiera aceptado quedarse, se hubiera quedado. En medio de una relación que se desgastó más por la presencia de Pascual Lezcano que por él, Pekerman prefirió irse que aceptar alejar a Lezcano de un entorno que se había enrarecido por él. Y ni siquiera era que lo excluyera, sino que le trazara límites. Y él, no aceptó.

Para los que se han burlado y hasta festejado por la eliminación, miren el video de Lucho Díaz llorando al final del juego. Es posible que, para algunos, no representara nada el mundial. Para, él sí.

Y bastante…

Barranquilla
Marzo 29, 2022
10:46 PM

Comparte si te gustó

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print