Año No. 17
Edición No. 4.840

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Pelotas y Letras | Por Hugo Illera | El niño y Lucho Díaz

Es lo emocionante del fútbol que muchos ignoran por querer convertir a tan hermoso juego en guerra dentro y fuera de la cancha. Estoy viendo al niño colombiano que ha burlado la seguridad en el Rentschler Field de East Hartford donde juegan Colombia y Bolivia. Hay más de 25 mil personas y el infante corre al campo después de saltar desde la tribuna.

Es rápido. Veo a tres guardianes de diferentes uniformes correr tras él.

El niño es monito, delgado, ágil, muy hábil. Sigue corriendo y, creo, que desde que comenzó a correr sabía dónde estaba su objetivo. A punto de ser alcanzado por uno de los miembros de la seguridad, el niño ha llegado a ese objetivo y se abraza a él: Lucho Díaz.

Ha abrazado a Lucho y ha comenzado a llorar mientras el ídolo colombiano le dice y le indica con la mano al guarda que lo deje. El niño llora, abrazado a Lucho que lo aparta un poco para ver su cara. Llueve llanto de alegría en su cara y en su alma de niño. Es un llanto de emoción, de pilatuna, de mostrarle a Lucho lo que es y significa para los niños y amantes del fútbol.

Algo le dice Lucho y el niño se deja tomar por uno de los guardianes que lo lleva y lo entrega a un alguacil de sombrero que lo carga, y camina con él delante de la tribuna mientras el niño levanta sus brazos y gesticula con emoción la manifestación de lo logré. El alguacil hace lo mismo con su brazo derecho, y su mano empuñada, mientras carga al niño con su brazo izquierdo, y la tribuna los aplaude a rabiar. Bendita sea la niñez.

El fútbol, sigo pensando, es el más elemental de los juegos. Se puede practicar con un bola de papel o de trapo, con una chequita, o con ese balón imaginario con el que jugábamos de regreso a casa después de la jornada escolar.

Lo demás es desvirtuar la esencia de ese juego bendito que nos entretiene a todos…

Barranquilla
Junio 18, 2024

Comparte si te gustó

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print