Año No. 16
Edición No. 4.334

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Pelotas y Letras | Por Hugo Illera | Juan Fernando Quintero, la historia de un naufragio

Todos terminamos aburridos con el cuento de Juan Fernando Quintero y el Junior de Barranquilla.

Algunas cosas para hacer el balance de la contratación más difundida, peleada y frustrada en la historia del equipo barranquillero.

Hubo un error táctico, para utilizar un término futbolero, traer a Quintero, sin haber arreglado con él, hizo que la ilusión comenzará a cabalgar en el Juniorismo.

Y puso, además, en situación predominante a Quintero que la hizo valer a través de sus redes sociales, en una campaña de presión al Junior, en la que incluyó a jugadores históricos del equipo barranquillero y supuestos intereses y ofertas de clubes como Flamengo, Inter y Medellín en algo jamás visto.

Y ya en últimas, cuando la decisión del Junior era no continuar con la negociación, porque Quintero nunca aceptó los términos, su agente Rodrigo Riep arremetió contra Raimundo y todo el mundo, Vicente y toda la gente y Tomás y los demás, en las mismas redes precipitando el naufragio de la negociación más atípica y pública en la historia del fútbol.

La caída de la contratación de Quintero nunca fue por dinero sino por la forma como se pagaría el contrato.

El monto pedido por Quintero y su agente Rodrigo Riep fue 1.2 millones de dólares por cada año en contrato de tres temporadas y 3.0 millones al momento de firmar.

El desembolso de 3.0 millones de dólares sin haber comenzado a jugar, sin hacer un solo minuto de pretemporada, con el historial alto de lesiones y los pocos partidos de 90 minutos jugados, pesaron al momento de tomar la decisión.

Un pago de 3.0 millones por los derechos deportivos como si perteneciera a un equipo, cuando él es agente libre, no fue aceptado por Junior que, por lógica, sabía que quedaba en desventaja con el jugador pensando en que podía renunciar e irse o abandonar la práctica del fútbol.

La propuesta del Junior consistía en 2.2 millones de dólares por año. O sea los mismos 6.6 millones de billetes verdes.

Estamos hablando de 6.600.000,oo dólares  que representan, al cambio de hoy, 30.998.616.000,00 de pesos colombianos ¡treinta y un mil millones de pesos! Y con el dólar fluctuando a diario.

Las contrataciones de jugadores colombianos que vinieron del exterior al Junior siempre fueron altísimas, en dólares y nunca hubo problema alguno. Hablo de Giovanni Hernández, Yimmi Chará, Miguel Ángel Borja y Teófilo Gutiérrez quienes negociaron normalmente sin pretender ganarse el Baloto con la firma.

Juan Fernando Quintero jugó con River Plate de Buenos Aires y la Selección Colombia, en la temporada del 2022, 36 partidos, hizo 7 goles, tuvo 6 asistencias, recibió 1 tarjeta amarilla y 1 roja.

De esos 36 partidos, jugó 90 minutos en solo 3 de ellos, estuvo 4 juegos en el banquillo sin entrar, en 2 no fue convocado y en 1 suspendido.

De esos datos, jugó 7 partidos con la selección, 4 como titular sin terminar los juegos  y fue amonestado 1 vez sin más sucesos.

Aparte de lo anterior estuvo lesionado en ¡14 partidos!

Quintero es un caso extraño en esto del fútbol. Es un gran jugador que no ha sido riguroso titular en los equipos donde ha estado.

El próximo 18 de enero cumplirá 30 años. Debutó en el Envigado en el 2010 y, desde entonces ha pasado por Nacional 2 veces, Pescara 2 veces, Porto 4 veces, Rennes, Medellín, River Plate 3 veces y Shenzhen.

Su único lugar en el mundo ha sido River Plate  y se ha ido tres veces y es ídolo por actuaciones y goles claves y no por haberse consolidado como titular inamovible.

Eso debido a lesiones constantes, a “tener un tanquecito de gasolina”, como han dicho varios técnicos, y a que no se queda por largo tiempo en el mismo club.

De haber llegado a un acuerdo con Junior, y se hubiera presentado a los exámenes médicos, es posible que no los hubiera pasado por su historial de lesiones y porque su último partido del año pasado fue el 20 de noviembre, con la Selección Colombia, en el juego ante Paraguay, y por su tendencia a subirse de peso.

Al Junior se le cayeron tres contrataciones por los exámenes médicos y con jugadores activos.

Y a pensar en otras alternativas que por aquí estuvieron volantes creativos talentosos como Dida, Víctor Ephanor, el maestro Alfredo Arango, Didí y el Pibe Valderrama, Víctor Pacheco, Nené MacKenzie, Carlos Babington, Giovanni Hernández.

Y chao pescao, que no se puede extrañar a lo que nunca se tuvo…

Barranquilla
Enero 12, 2023

Comparte si te gustó

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email