Año No. 17
Edición No. 4.832

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Pelotas y Letras | Por Hugo Illera | Y Cristiano Ronaldo no lloró solo…

Alguien sentenció, alguna vez, aquello de “ríe y el mundo reirá contigo, llora y llorarás solo”. La tarde del lunes festivo, Cristiano Ronaldo rompió ese paradigma en la Eurocopa que se juega en Alemania.

Portugal y Eslovenia se han ido al alargue en un partido 0x0. Se juega el minuto 105 al borde de finalizar el primer tiempo adicional.

El árbitro italiano Daniele Orsato ha pitado penal a favor de los portugueses. Cristiano Ronaldo ha tomado el balón y lo ha puesto en el punto penal. El arquero esloveno Jan Oblak, el mismo del Atlético de Madrid, parado en la línea de meta, lo observa. Cristiano cierra los ojos, resopla, toma impulso en momentos en que, por un instante, las gradas se han silenciado.

Oblak, ha observado la posición del cuerpo de Cristiano al momento de tomar impulso y la posición del pie izquierdo de apoyo y el derecho para patear e intuye que el balón irá a su palo izquierdo y se balancea hacia ese sector justo cuando el AS portugués ha pateado hacia allí. Vuela Oblak y se encuentra con el balón y lo detiene con sus dos manos.

Mientras el balón se va a la línea final,  el zaguero central Jaka Bijol, que corrió a tomar un posible rebote, abraza a Oblak y, detrás de él, todos a una.

Oblak y sus compañeros felices mientras Cristiano ha entrado como en una nebulosa, se pasa sus manos por el cabello y agacha la cabeza cuando le han comenzado a salir las primeras lágrimas.

La cámara lo sigue y la transmisión de televisión muestra entonces, en el palco, a María Dolores, su mamá, llorando a mares.

La madre en el palco, el hijo en la cancha, en la tribuna, en las casas portuguesas y en todo el mundo donde hubiera un seguidor de Cristiano el llanto se ha extendido. Su mundo llora con él.

Escucho a Paco González, el director de Tiempo de Juego de la Cadena Cope, decir que ahora, por lo que acaba de presenciar, desea que gane Portugal. Es posible que  miles estuvieran pensando en lo mismo.

Y sí, Cristiano tuvo su revancha en la definición desde el punto penal del partido que terminó en ceros.

Esta vez tomó el balón, lo puso en el punto penal, volvió a resoplar, a cerrar los ojos, a tomar impulso y, esta vez, batió a Oblak cambiando del palo izquierdo al derecho. Y ante su perplejidad ha visto al esloveno volar hacia allí. Pero la pelota entró.

Después el mundo vio el espectáculo de Diogo Costa, el arquero del Porto titular de Portugal, tapando tres lanzamientos consecutivos a Ilicic, Balkovec y Verbic llevando a su selección a cuartos de final.

Entonces Cristiano volvió a reír, su mamá también, y ese mundo del fútbol que lo admira que, esta vez, no lo dejó solo para llorar…

Barranquilla
Lunes 30 de junio, 2024

Comparte si te gustó

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print