Año No. 17
Edición No. 4.843

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Fútbol Internacional

Cambio de DT, una apuesta que no funcionó en el Bayern Múnich

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

La apuesta extremadamente arriesgada de Hasan Salihamidzic y de Oliver Kahn de destituir a Julian Nagelsmann y reemplazarlo por Thomas Tuchel para colmar las elevadas ambiciones deportivas del Bayern se tornó en fiasco tras la eliminación este miércoles en cuartos de final de la Liga de Campeones contra el Manchester City.

Durante la conferencia de prensa de presentación de Tuchel, nombrado como entrenador a finales de marzo, el director deportivo (Salihamidzic) y el presidente del directorio (Kahn) tuvieron que hacer malabarismos para justificar el cese de Nagelsmann, con el que compartían, sin embargo, “un proyecto a largo plazo”, según habían repetido en varias ocasiones.

Uno de los escasos motivos esgrimidos era que los objetivos “para la temporada en curso y las temporadas futuras” del Bayern, un club que aspira cada temporada al triplete Bundesliga-Copa de Alemania-Liga de Campeones, se hallaban en peligro y que las relaciones entre el vestuario y Nagelsmann estaban supuestamente rotas.

Cuatro semanas después de una decisión que sorprendió a todo el mundo, el Bayern ha sido eliminado de la copa alemana, de Europa y no tiene ganada la Bundesliga, ni mucho menos.

Fue eliminado en el Allianz Arena en cuartos de final de la Copa de Alemania por el Friburgo (2-1), que nunca se había impuesto en Múnich.

En la competición reina del fútbol europeo, el Bayern no ha ofrecido gran resistencia en la doble confrontación de cuartos ante el elenco de estrellas dirigidas por Pep Guardiola, lideradas por el delantero centro Erling Haaland, y por los volantes ofensivos Bernardo Silva y Jack Grealish (3-0: 1-1).

Y en la liga doméstica, el gigante bávaro es cierto que ha recuperado la cabeza de la tabla merced a su victoria en el ‘Klassiker’ contra el Borussia Dortmiund el 1 de abril (4-2), pero apenas tiene un exiguo margen de dos puntos con su rival de la cuenca del Ruhr (59 por 57 puntos) con seis fechas para el final del curso.

– 2011, el espectro de un año sin títulos –
La decepcionante actuación ante el Hoffenheim (1-1) hace cuatro días reclama una reacción, a riesgo de perder un título liguero que no se les escapa desde la primavera de 2013 y de quedarse con un triplete en negativo (ni Champions, ni Bundesliga, ni Copa) como ya ocurriese en 2012: 2º en Bundesliga y finales perdidas de la Champions y de la Copa, aunque conquistó la Supercopa alemana.

Y el calendario no se presenta asequible para los bávaros, que visitan el domingo al Maguncia, un equipo en gran forma los dos últimos meses, y recibirán al RB Leipzig en la penúltima fecha.

Hay que remontarse al 2011 para encontrar un año son que el Bayern pudiese abrir su vitrina de trofeos. Una eternidad.

Y por su fuese poco, el ambiente en el interior del grupo muniqués no es el más propicio para acometer los retos pendientes, como demuestra el tenso altercado entre Sadio Mané y Leroy Sané, saldado con un golpe del senegalés en la cara del alemán, después del partido de ida en el vestuario del Etihad de Mánchester.

¿Sus primeras consecuencias? Una sanción deportiva (un partido de suspensión) y financiera (cerca de medio millón de euros según la prensa alemana) contra Mané.

Por el momento los focos se centran más en Hasan Salihamidzic y Oliver Kahn que en el recién llegado Thomas Tuchel.

Antes incluso de las eliminaciones en Copa de Alemania y en Liga de Campeones, el combate dialéctico ente Kahn y Lothar Matthäus, compañeros en el Bayern en los años 1990, dio el tono que lo que podría esperarle a la dirección del club.

© Agence France-Presse