Año No. 17
Edición No. 4.793

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Fútbol Internacional

César Luis Menotti, “El Quijote de la Cancha”

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

César Luis Menotti, fallecido a los 85 años, fue un polemista ardoroso, fumador empedernido, amante del tango, alto, delgado e idealista como un Quijote contra los molinos de viento del mal fútbol y el hacedor de un cambio histórico en la selección argentina.

La hora más gloriosa del Flaco como DT fue la tarde del 25 de junio de 1978. En el estadio Monumental de Buenos Aires, la Albiceleste se coronó por primera vez campeona del mundo al vencer a Holanda 3-1.

Nacido en Rosario, patria chica de Lionel Messi y de Angel Di María, sostenía: “¿Quienes marcan las diferencias? ¿Los técnicos con sus tácticas? Mentira, el que desnivela es el jugador”.

Aquella escuadra se consagró con los goles del ‘Matador’ Mario Kempes, las atajadas de Ubaldo Fillol, la capitanía caudillesca de Daniel Passarella, las diabluras de René Housemann, la astucia estratégica de Osvaldo ‘Pitón’ Ardiles.

– ADN argentino –

Argentina dejaba atrás 20 años de desencantos. Nadie quería jugar en la Selección. Los jugadores eran silbados por hinchas burlones y pesimistas.

Pesaba como un lastre emocional el llamado Desastre de Suecia. Argentina fue goleada y eliminada en primera ronda de aquel Mundial de 1958.

Menotti, de indudable influencia en su país y en el resto de la región, rescató una herencia: “El futbolista argentino tiene un ADN, una genética, una escuela, respetada en todo el mundo”.

Pero el Mundial-1978 le dejó un estigma. Se ganó en medio de una dictadura con 30.000 desaparecidos, según entidades humanitarias.

Menotti dijo una vez: “Fui usado, claro. Nadie podía imaginarse que se tiraban personas al oceáno”. No pudo evitar los reproches.

De joven había sido peronista, como su padre, y luego comunista, convencido por un dirigente sindical ferroviario. Nunca hizo campañas políticas, ni participó en manifestaciones.

– ¿Pep o Bilardo? –

Su cruzada futbolera la había iniciado al dirigir a un equipo inolvidable: el prodigioso Huracán campeón argentino en 1973.

En esa línea, elogiaba a Pep Guardiola: “Algunos pregonaron que no se puede ganar jugando lindo. Que hay que ganar y punto. Se acabó. Ahí tenés a Guardiola: juega lindo, ganó montones de títulos”.

El romanticismo de Menotti no negaba la preparación, el perfeccionamiento y el aprendizaje “hasta el día de la muerte”, afirmaba.

Otro flanco quijotesco fue su lucha dialéctica con Carlos Bilardo, otro DT campeón del Mundo, en México-1986.

El llamado ‘bilardismo’ planteaba que “lo único que importa es ganar” y Menotti respondía: “Es como decir en la vida que lo único que importa es respirar”.

“Ahora hay mas farsa en los entrenadores, no son capaces de sostener ideas y discutirlas”, criticaba.

Ambos dirigieron a Maradona. Bilardo en México-1986. Menotti en la Albiceleste campeona mundial Sub-20 en Japón-1979. Fue la revancha de no haberlo incluido en 1978 porque no lo veía maduro.

Y luego lo dirigió en el FC Barcelona. Los ‘culés’ ganaron tres copas al mando del DT.

En su olimpo personal de los más grandes, situaba a Alfredo Di Stéfano, Johan Cruyff y Maradona, aunque tuvo un preferido: “Pelé fue el más grande de todos los tiempos, un extraterrestre”.

Dijo de Messi: “Siempre juega bien. Nunca lo vi jugar siquiera regular”. De Maradona reflexionó: “Fue una cosa excepcional. Habría jugado al fútbol hasta los 50 años si hubiera tenido una vida normal”.

Como futbolista, jugó en su querido Rosario Central, Racing, Boca y el Santos de Pelé, entre otros. Pateaba fuerte como una mula. Tenía una técnica exquisita. Pero, según él, era “caprichoso y fastidioso”

– “Fumar es un placer” –

Es el verso de un tango. Menotti fumaba como una chimenea. En la época de la Selección llegó a los tres atados de cigarrillos por día. Un día de 2011, lo internaron.

“Lo dejé con facilidad. Me ayudó un mensajito del Nano Serrat (su amigo Joan Manuel, cantautor catalán). Me dijo que se alegraba de que esté bien ¿pero por qué no te dejas de joder con el cigarrillo?”.

En su bohemia trasnochadora de joven frecuentó las milongas, centros barriales de baile. Conoció a sus admirados directores de orquestas tangueras como Osvaldo Pugliese y Aníbal ‘Pichuco’ Troilo.

De las lecturas, rescató una frase del poeta y cuentista Jorge Luis Borges: “Desde el orden, toda la rebeldía”. Menotti decía que “el fútbol es orden y aventura, no entregarse cobardemente a lo que propone el medio”.

Adaptó metáforas: “¿Los violines tienen obligaciones en una orquesta, no? Bueno, pero nunca deben impedir tener el coraje de las decisiones personales”.

Dijo haber sufrido con la final de Argentina campeona en Catar-2022 ante Francia (3-3 y 4-2 a penales), pero su quijotismo no le hizo perder la razón: “Es un partido de fútbol y se puede ganar o perder”.

© Agence France-Presse