Año No. 17
Edición No. 4.804

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Fútbol Internacional

Doloroso final europeo para la era Abramovich en el Chelsea

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

AFP | Londres
Lastrado por un partido de ida completamente errado, el Chelsea se despidió este martes de su corona europea tras ser eliminado en la prórroga por el Real Madrid en cuartos de final (1-3 y 2-3), en un contexto complicado para el club londinense, inmerso en un proceso de venta por parte de su propietario, el oligarca ruso Roman Abramovich.

A estas alturas de la competición, el Chelsea acabó pagando caro su pobre partido de hace una semana en Stamford Bridge, donde perdió ante los blancos por 3-1 y aunque fueron capaces de darle la vuelta a la eliminación tras colocarse 3-0 en el Bernabéu, acabaron cediendo en el tiempo extra frente al Real Madrid.

Sin intensidad física, sin ideas y sobre todo con graves errores individuales, los hombres de Thomas Tuchel fueron irreconocibles en su estadio, pese a que en ese mismo escenario ya habían sido goleados unos días antes contra el modesto Brentford (4-1) en la Premier League.

El 6-0 del pasado sábado ante el Southampton (6-0) hizo creer a sus seguidores en una reacción del equipo y los ‘Blues’ confirmaron la mejora este martes, pero acabaron pagando los errores en la definición en el Bernabéu.

No habrá ayudado, pero el contexto extradeportivo que rodea al club londinense no puede explicar por sí solo el hundimiento del campeón de Europa.

El Chelsea había ganado 11 de sus 12 partidos posteriores al anuncio de venta del club y la única derrota había sido en los penales frente al Liverpool en la final de la Copa de la Liga.

El parón de selecciones a finales de marzo, previo a las derrotas contra Brentford y Real Madrid, sí parece haber tenido más incidencia en un grupo de jugadores que habían decidido hacer piña ante la tormenta.

– Cura de austeridad –

El demencial calendario es otro de los factores que puede explicar el bajón del Chelsea, que es el club europeo que más partidos ha disputado en lo que va de año entre los cinco grandes campeonatos del continente.

Roman Abramovich, cuyo apoyo inquebrantable al club nunca se puso en duda en las más de dos décadas en las que estuvo al frente de la entidad, hizo todo lo posible porque el contexto extradeportivo no afectase al equipo.

Antes incluso de quedar afectado personalmente por las sanciones económicas relacionadas con su supuesta vinculación al régimen de Vladimir Putin y la decisión del presidente ruso de invadir Ucrania, Abramovich trató de entregar el club a los administradores.

Pero este proyecto no se llegó a realizar y el pasado 2 de marzo el oligarca ruso anunció su intención de vender, ocho días antes de que el gobierno británico decidiese bloquear todos sus bienes.

Esas sanciones afectaron también al Chelsea, sometido a un drástico régimen financiero: límite de los gastos de desplazamiento y de organización de los partidos en casa, prohibición de vender entradas o artículos de merchandising y sin posibilidad de fichar nuevos jugadores o renovar los contratos de los actuales.

“Según las últimas informaciones que he recibido, tenemos un avión. Si no iremos en tren, y si no podemos lo haremos en autobús. Incluso yo puedo conducir un minibús”, llegó a bromear Tuchel antes del partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones ante el Lille.

– Una venta que se eterniza –

El gobierno británico flexibilizó después las medidas, sobre todo permitiendo la venta de entradas para no asfixiar económicamente al club, que no solo emplea a futbolistas multimillonarios, sino que da trabajo a 2.500 personas.

Pero la incógnita principal se mantiene: ¿Quién controlará el club en unas semanas?

Cuatro candidatos, esencialmente norteamericanos, han sido seleccionados en un primer proceso por el banco de inversión Raines y disponen hasta el 14 de abril para presentar sus ofertas definitivas.

La implicación del gobierno, que dará o no el visto bueno a la oferta seleccionada por Raines sobre el 21 de abril y la voluntad de mantener las ambiciones del club también pesarán en la decisión definitiva.

La prensa inglesa asegura también que todos los candidatos esperan poder mantener a la muy influyente directora general del club, la ruso-canadiense Marina Granovskaia.

Arquitecta del éxito del Chelsea en los últimos años, gracias a su gran capacidad negociadora en los fichajes, sería una verdadera prueba de continuidad.

Por su parte, la Premier League espera que el nuevo propietario tome las riendas del club antes del 31 de mayo, fecha en la que expira la licencia provisional que permite al club seguir con su actividad.

Pero para los ‘Blues’, cuanto antes tengan nuevo propietario, mejor.