Año No. 17
Edición No. 4.805

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Fútbol Internacional

DT de Gremio, criticó duramente a Jair Bolsonaro

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

AFP | Río de Janeiro
El técnico del Gremio de Porto Alegre, Roger Machado, uno de los pocos entrenadores negros en la élite del fútbol de Brasil, dice que el discurso del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro ha resultado en una “autorización” para el racismo, al que llama a resistir.

Otrora técnico del Palmeiras, Fluminense o Atlético Mineiro, el exdefensor de 47 años cuenta que todavía sufre el racismo “estructural” de un país que aclama a sus futbolistas negros pero pone trabas a los que quieren dirigir.

Entrevista de AFP con una de las voces más activas del deporte brasileño contra la discriminación racial.

Pregunta: ¿Por qué hay tan pocos entrenadores negros en el Brasileirao?
Respuesta: “El fútbol revela lo que somos como sociedad. La representatividad de la población negra en otras áreas es muy parecida a la del fútbol. Cuando negros y blancos deciden ascender posiciones en la pirámide social, los filtros empiezan a aparecer. Son los filtros de la ideología que creó el racismo y que atribuye al negro una condición de menor inteligencia, menor capacidad de liderazgo y gestión, competencias justamente de un entrenador de fútbol”.

P: ¿Qué actos racistas enfrentó hasta convertirse en DT?
R: “El racismo velado, a la brasileña, ese que construyó un falso mito de una ‘democracia racial’ en la que, en teoría, no había racismo ni prejuicios en Brasil. La discriminación sistemática, estructural es otra, mucho más compleja. En mis primeros trabajos de técnico muchas veces, cuando me despedían, cuestionaban mi capacidad de dirigir grupos, pese a que esa era una de mis virtudes cuando era jugador, la del liderazgo”.

P: Oenegés alertan del crecimiento de actos racistas en los estadios brasileños. ¿Lo ha percibido?
R: “Aumentan de la misma forma que los actos discriminatorios en la sociedad. (…) Quienes creen estar perdiendo parte de sus privilegios en esa red que el racismo estructuró durante quinientos años reaccionan de forma más agresiva. Es un proceso relacionado con una cultura de odio que hemos vivido con mucha más fuerza en los últimos cuatro años en Brasil. Pero no es una situación regional, es global”.

P: ¿Bolsonaro es responsable?
R: “Los individuos (racistas) que estaban escondidos (porque la sociedad los reprimía, ndlr) se sienten autorizados a manifestarse según las posturas y puntos de vista del líder de la nación, (porque estas) son convergentes. Tenemos que resistir, porque su intención es que retrocedamos, y eso no lo podemos permitir”.

P: ¿Deportistas y entrenadores deberían posicionarse más fuertemente?
R: “Como atletas somos entrenados para no salirnos del campo (…) Hay muchas formas diferentes de manifestarse. La cuestión es que la mayoría de nosotros, lamentablemente, tiene un nivel educativo más bajo porque el país no privilegió nuestra educación plena. Eso también impacta en nuestra conciencia (…) en nuestra construcción ideológica para debatir estos asuntos”.

P: ¿Es posible eliminar el racismo del fútbol?
R: “Inmediatamente, no. Pero es posible si empezamos a discutir el asunto abiertamente, siendo conscientes de que habrá mayores actos de discriminación debido a un movimiento de resistencia. Habrá un grupo que no va a cambiar porque cree ser una raza superior (…) Pero eso ya fue discutido para otros asuntos, como cuando la mujer decidió ocupar nuevos espacios en la sociedad. El prejuicio fue muy fuerte. Sin embargo, se tuvo el coraje de debatir el tema. Lo que no podemos es quedarnos escondidos detrás del mito de la ‘democracia racial’ en Brasil”.