Año No. 17
Edición No. 4.713

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Fútbol Internacional

La crónica de The Sun Sports… Luis, El Rey

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email

Traducción de The Sun Sports
Jurgen Klopp dijo que, a veces, para tener éxito se necesitaba una mentalidad pura y sangrienta y no solo brillantez.

Ambas facetas estuvieron presentes cuando Mo Salah marcó su gol número 150 con el Liverpool después de que Sadio Mane lograra el empate.

Solo para agregar un poco de brillo, Luis Díaz anotó su primer gol para su nuevo club desde la salida del Oporto por £37 millones el mes pasado.

Tanto los finales de Mane como los de Salah, con 155 segundos de diferencia, fueron simplemente sensacionales.

Contra un equipo de Norwich City que había sorprendido a Anfield a través de un tiro desviado de Milot Rashica antes en una segunda mitad fantástica, tenían que serlo.

Sin embargo, a pesar de lo impresionantes que fueron esos golpes, y el de Salah es probable que se convierta en uno de los golpes característicos de su récord, rompiendo la carrera de Kop, el lado de Jurgen Klopp también se atrincheró cuando parecía que todo iba a salir terriblemente mal.

Después de que Rashica se convirtiera en el primer kosovar en marcar un gol de Prem, que llegó por £ 9,4 millones el verano pasado del Werder Bremen, el lado de Dean Smith parecía tener la creencia de aguantar.

Pero Klopp no ​​entró en pánico y sus jugadores tampoco.

Thiago Alcantara y Divock Origi reemplazaron a Alex Oxlaide-Chamberlain y Naby Keita y Liverpool simplemente trabajó más duro.

Se negaron a dudar de sí mismos, le demostraron a su entrenador que en realidad no son simplemente una versión futbolística de los Harlem Globetrotters y, finalmente, crearon su propia suerte.

Eso es exactamente lo que hizo Mane cuando saltó verticalmente para conectar con el cabezazo de Kostas Tsimikas en el minuto 64.

Su patada de chilena para encontrarse con el balón fue asombrosamente acrobática.

Alisson luego comenzó lo último en golpes de la Ruta Uno, lanzando una patada imponente millas por el campo.

Salah conectó con el pie izquierdo tres yardas fuera del área.

Mientras el portero Angus Gunn cargaba hacia el borde del área en un intento de cerrarlo, el rey egipcio lanzó el balón detrás de él con el pie derecho, giró y rodó el balón hacia la red.

Era Salah por excelencia. Un gol digno de su nuevo lugar en el panteón de los grandes delanteros del Liverpool.

Se convirtió en el décimo de ellos en alcanzar esa marca mágica de 150, solo el legendario ganador de la Copa del Mundo, Roger Hunt, está por delante de él, habiendo alcanzado la figura nueve juegos más rápido que los 233 de Salah.

Y luego, el nuevo fichaje, Díaz, lo completó con un momento que nunca olvidará.

Produjo un ingenioso dink en el minuto 81. bastante lindo. No en el mismo nivel luminoso que los dos que lo precedieron, ya que los hombres de Klopp lograron ocho victorias seguidas.

© The Sun Sports