Año No. 17
Edición No. 4.705

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Fútbol Internacional

Las contradicciones del deporte mundial por la exclusión de Rusia

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email

AFP | París
Al recurrir ante la justicia su exclusión de las competiciones continentales, la Federación Rusa de Fútbol destapa las contradicciones del deporte mundial, entre su defensa de los derechos humanos y su negativa a renunciar a su neutralidad política.

¿Puede aún Rusia reintegrarse en el fútbol europeo a tiempo para seguir en la carrera mundialista? ¿Va a depender ahora el acceso de los deportistas a las competiciones internacionales de lo que hagan sus gobiernos?

– ¿Qué pide el fútbol ruso? –
En protesta por la cascada de sanciones contra el deporte ruso, la Federación Rusa de Fútbol (FUR) presentó el martes un recurso ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) para anular la exclusión de los clubes y de la selección de las competiciones de la UEFA y la FIFA.

Antes de que el tribunal deportivo de Lausana decida sobre el fondo del asunto, la FUR reclamó la suspensión de las sanciones, es decir, que se deje a la selección masculina jugar el repechaje para la clasificación al Mundial de Catar-2022 y a la femenina disputar la Eurocopa prevista el próximo verano (boreal) en Inglaterra.

– ¿Rusia puede soñar aún con el Mundial? –
En opinión de los juristas consultados por la AFP, el suspense en real: la FUR puede apelar al “perjuicio irreparable” que sufriría la ‘Sbornaya’, cuartofinalista en el Mundial que organizó en 2018, si no puede luchar en el campo por estar en la cita catarí (del 21 de noviembre al 18 de diciembre).

Pero el TAS debe igualmente “sopesar los intereses de las partes”, es decir, tener en cuenta la situación inextricable en la que se encuentra la FIFA, recuerda Antoine Duval, especialista de derecho europeo del deporte en el Instituto Asser de La Haya.

Como Polonia y numerosas federaciones europeas rechazan enfrentarse a los rusos, la instancia se enfrenta “a la amenaza de un boicot” que fragilizaría su competición reina, destaca el especialista.

La FIFA decidió el martes por la noche, sin esperar a las medidas provisionales del TAS y a riesgo de ser desautorizada, clasificar directamente a Polonia para la final de la repesca europea.

– ¿Cuál es el debate de fondo? –
Aunque las instancias se han abstenido de justificar públicamente sus sanciones, la UEFA destacó, en una carta a sus federaciones, sus “serias preocupaciones sobre la capacidad de garantizar la seguridad de todos” como consecuencia de la hostilidad a los rusos de algunas federaciones y de la opinión pública, así como al cierre de los espacios aéreos.

Así se decanta hacia “el argumento de la fuerza mayor”, es decir, la puesta en peligro de sus competiciones, lo que le permite “preservar la idea de que el movimientos deportivo es aún neutral”, observa Antoine Duval.

Pero para David Pavot, profesor de derecho internacional en la Universidad de Sherbrooke en Canadá, la FIFA y la UEFA pueden invocar la ilegalidad de la invasión rusa de Ucrania, “una línea roja que claramente se ha sobrepasado”, la “violación masiva de los derechos humanos” condenada “por multitud de resoluciones internacionales”.

– ¿Ha renunciado el deporte a su neutralidad? – 
Desde el conflicto israelí-palestino a las acusaciones de genocidio en Xinjiang por el poder chino, las instancias deportivas se enfrentan a numerosas situaciones en las que podrían sancionar las violaciones del derecho internacional o de los derechos humanos por sus federaciones miembro.

“¿Se debe entrar en una trayectoria inversa a la universalización del deporte que hemos conocido durante décadas, condicionando la participación a las competiciones?”, se pregunta Antoine Duval.

Para David Pavot, “la irrupción de los derechos humanos en el deporte es algo saludable”, pese a que la organización en China de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno es un ejemplo de “la política de geometría variable de las instancias deportivas” en este campo.

A medio plazo, todo dependerá de la solución dada al caso ruso-ucraniano, resume Antoine Duval: o es una situación tan excepcional que no se repetirá en el futuro o bien será un “eje” que obligará en el futuro a los actores deportivos “a oponerse a una violación de los derechos humanos por parte de los Estados”.