Año No. 17
Edición No. 4.712

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Fútbol Internacional

Sevilla, campeón por 7ª vez de la Europa League

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email

Ni Mourinho, invicto en finales europeas, ni Paulo Dybala, autor del gol romano, pudieron acabar con el idilio del Sevilla en la Europa League, título que el club hispalense conquistó por 7ª ocasión en su historia (un récord) al ganar 4-1 en los penales a la Roma (1-1 al término del tiempo reglamentado).

En el Puskas Arena de Budapest, el argentino Dybala, que fue titular este miércoles pese a que Mourinho aseguró en la víspera que solo estaba para jugar “20 o 30 minutos”, adelantó a los italianos en la primera parte (34), pero el defensa Gianluca Mancini anotó en contra (55) el tanto del empate y completó su desacertada actuación fallando uno de los penales de la tanda decisiva que dio el título al Sevilla.

El otro error desde los once metros fue del brasileño Roger Ibáñez.

La afición sevillista mostró antes del partido una enorme pancarta con la imagen de un emperador romano con el pulgar hacia abajo y el mensaje ‘Imperium nostrum’ (‘Nuestro Imperio’), dejando claro a los italianos quién manda en un torneo con el que mantiene un idilio desde hace dos décadas que no parece tener fin.

– “Imperium nostrum” –

La copa también pareció querer corresponder al Sevilla por el deseo de ganarla, incluso en una temporada como ésta, en la que hasta la llegada de José Luis Mendilibar al banquillo a finales de marzo, el equipo luchaba por mantenerse en Primera División.

Ni siquiera José Mourinho, hasta ahora invencible en finales continentales, pudo evitar el triunfo de un Sevilla que cada vez que alcanza una final es para levantar el trofeo.

“Fue un partido durísimo, muy competido y tenso”, ganado por un Sevilla “que tiene más talento y soluciones” que la Roma, admitió tras el partido un Mourinho que se quejó del árbitro y destacó que sus jugadores “pueden volver a casa orgullosos porque lo dieron todo”.

Viejo zorro del fútbol, Mourinho quiso sorprender a Mendilibar con la alineación, titularizando al renqueante Dybala y con un equipo experimentado y lleno de internacionales pese a destacar el martes que jugaba con muchos “niños que el año pasado estaban en el B”.

El plan del portugués pareció tener su efecto al inicio del partido, ya que el Sevilla no despertó hasta que Dybala abrió el marcador con un disparo cruzado (34).

El Sevilla reaccionó al tanto romano y cerca estuvo de lograr el empate antes del descanso, con un par de cabezazos de En-Nesyri (38) y Fernando (43) y, sobre todo, un disparo lejano de Rakitic que escupió el palo (45+6).

Ese debía ser el camino a seguir por el Sevilla en la segunda parte si quería tener alguna opción de levantar la copa.

– Tercer título en los penales –

Mendilibar también trató de cambiar la dinámica de la primera parte con la entrada en la cancha de Suso y Erik Lamela (los autores de la remontada contra la Juventus en semifinales), por Óliver Torres y Bryan Gil, desaparecidos en muchos momentos del primer periodo.

Y los cambios surtieron efecto de inmediato. El Sevilla se hizo dueño absoluto del balón y creó peligro sobre el arco romano hasta que Navas centró desde la derecha y Mancini, intentando evitar el remate de En-Nesyri, envió la pelota al fondo de su propia portería (55).

A la Roma se le acabó la pólvora cuando Dybala se retiró exhausto (67), aunque tuvo un par de ocasiones para haberse vuelto a poner por delante (66 y 83).

El Sevilla quiso evitar la prórroga, primero con un cabezazo alto de En-Nesyri (90+2) y después con sendos remates de Suso y Fernando, el primero atajado por Rui Patricio y el segundo, en el rechace, que no encontró puerta (90+6).

La prórroga, en la que apenas se jugó y ninguno de los dos equipos arriesgó, no resolvió nada, por lo que el campeón de decidió en los penales a favor del Sevilla, como ya ocurrió en 2007 (contra el Espanyol) y en 2014 (frente al Benfica).

“No los ensayamos porque no es lo mismo tirar un penal en un entrenamiento que hacerlo con 60.000 personas” en una final, admitió Mendilibar, que sigue sin renovar con el Sevilla. “No me importa”, recalcó.

Tras una temporada muy complicada, en la que en los dos primeros tercios tuvo que luchar en la parte baja de la clasificación de LaLiga, el Sevilla no solo sigue ganando prestigio con otro título de la Europa League, sino que logra billete para jugar la Liga de Campeones el próximo curso.

Esto sí llevó a Mendilibar a reivindicarse: “Vine a lo que vine (salvar al club del descenso) y creo que he hecho un buen trabajo”.

© Agence France-Presse