Año No. 17
Edición No. 4.836

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Fútbol Internacional

Silvio Berlusconi, el “Cavaliere” que hizo grande al Milán

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Silvio Berlusconi, fallecido este lunes a los 86 años, era el “primer tifoso” del AC Milan, club que dirigió durante tres décadas y en el que edificó uno los mejores equipos de la historia a base de estrellas fichadas a precio de oro.

Para el antiguo primer ministro italiano, propietario desde 2018 de otro club de la Serie A (Monza), el AC Milan fue una pasión que nunca ocultó, pero también una eficaz herramienta de comunicación al servicio de sus negocios económicos y de su carrera política.

“Es un vacío que nunca podrá llenarse”, reaccionó el Monza, mientras el Milan homenajeó la memoria de su “inolvidable’ expresidente. El entrenador del Real Madrid Carlo Ancelotti, antiguo jugador y antiguo técnico del AC Milan, expresó su “agradecimiento infinito al presidente”.

Durante los 31 años de reinado del ‘Cavaliere’ (entre 1986 y 2017, con algunas pausas mientras fue jefe de gobierno), el club rossonero levantó 29 títulos, entre ellos cinco Ligas de Campeones y ocho ‘Scudetti’.

El Milan era en aquella época un ogro del fútbol mundial, bajo las órdenes de entrenadores como Arrigo Sacchi o Fabio Capello, ganador de la Liga de Campeones en 1994 aplastando al Barça en la final (4-0).

Fueron años en que el firmamento de San Siro estaba repleto de estrellas: los italianos Franco Baresi, Paolo Maldini y Andrea Pirlo, los neerlandeses Marco Van Basten, Ruud Gullit y Frank Rijkaard, pero también Jean-Pierre Papin, George Weah, Andrey Shevchenko, Clarence Seedorf, Ronaldinho o Zlatan Ibrahimovic.

– Balones de Oro –
Gullit, Van Basten, Weah, Shevchenko y Kaká ganaron el Balón de Oro durante su paso por el club.

Pero ese éxito tenía un precio. En una época en que los jugadores no solían cambiar frecuentemente de camiseta y atravesar fronteras, Silvio Berlusconi fue un pionero al reivindicar el “fútbol negocio”, multiplicando los traspasos rutilantes.

En los años 2000, el Milan ganó dos nuevas Ligas de Campeones, y dejó escapar una tercera después de ir ganando 3-0 al descanso contra el Liverpool, en 2005. Pero la riqueza de Berlusconi no fue suficiente para atraer a las mejores estrellas cuando aterrizaron en Europa accionistas aún más poderosos procedentes de Estados Unidos, Asia, o el Golfo.

La bonita historia, nacida en 1986 con la compra de un club al borde de la quiebra, finalizó en 2017 con la venta del club a un empresario chino por más de 700 millones de euros (sobre 753 millones de dólares).

– Último reto en Monza –
Lastrados por las deudas considerables, el club pasó el año siguiente a manos de un fondo de inversión estadounidense, Elliot, que lo revendió el pasado verano a otro fondo, RedBird Capital, por 1.200 millones de euros, luego de haberlo llevado al título de la Serie A en 2022.

Al dejar el Milan, Berlusconi explicó que “el fútbol moderno implica para ser competitivo al más alto nivel europeo y mundial inversiones y recursos que una familia sola no puede asumir”.

Aunque permaneció como “el primer tifoso” del club rossonero.

Pero el patrón de Finivest no había terminado su recorrido en el fútbol. En 2018 compró el Monza, un equipo que estaba entonces en tercera división, con la idea de llevarlo por vez primera a la élite. Como hiciera en el Milan, confió la gestión a su histórico brazo derecho, Adriano Galliani, nativo de Monza.

Ayudado por las inversiones de Berlusconi, el Monza, cuyo estadio está a diez minutos de la mansión de Berlusconi, en Arcore, llegó a la Serie A en cuatro años y esta temporada logró holgadamente la permanencia.

El pasado mes de diciembre, Berlusconi sufrió un patinazo verbal al prometer a sus jugadores, en plena comida de Navidad, “un autobús de prostitutas” para motivarles.

“Una simple broma de vestuario”, se excusó el incorregible Berlusconi ante el escándalo general.

© Agence France-Presse