Año No. 17
Edición No. 4.810

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Junior de Barranquilla

Junior y un penal desperdiciado que costó 330 mil dólares

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Por LIZETH TORRES CONSUEGRA
La célebre frase “El que no conoce la historia, está condenado a repetirla” cala perfectamente para lo que pasó con Junior de Barranquilla en el penal pateado por Luis “Cariaco” González y que no terminó en gol.

El 13 de abril del año anterior, Junior enfrentaba al Boyacá Chicó y en el último minuto, el árbitro Luis Matorel señaló una pena máxima a favor del Tiburón. Ya “Cariaco” González había anotado, por la misma vía, el gol del empate y se suponía que era el encargado de patear. Pero el “Chino” Sandoval, por homenajear a su abuelita, fue el que cobró. Y el homenaje terminó en un balón que terminó por encima, un madrazo de Hernán Darío Gómez, DT del Junior en ese momento, y a Juan Fernando Quintero junto con Léider Berdugo, lamentando la oportunidad perdida.

En la rueda de prensa post partido, “Bolillo” fue claro y contundente: “El que patea los penales es Cariaco, me hago entender”.

Un año y 9 días después, sucedió exactamente lo mismo. Un penal ante un duro Liga de Quito que es rival directo en el camino del Junior por la clasificación a los Octavos de Final en la Libertadores. Ya Carlos Bacca había cobrado el primero y anotó. Todos pensábamos que era el encargado de patear nuevamente… obvio, es el goleador y capitán del equipo. Si no era él, el segundo en la lista es Marco Pérez. Ya venía de anotar por esa vía al América de Cali y Millonarios en liga. Pero la sorpresa era mayor cuando se vio que el pateador designado era “Cariaco”.

Con “Cariaco” tal vez había confianza. En la famosa remontada vs. América de Cali, el semestre anterior, anotó dos de los 4 goles desde el punto penal.

Ya volviendo al penal vs. Liga de Quito, antes del cobro de “Cariaco” se ve a un Carlos Bacca que no quiere ver el lanzamiento. A José Enamorado arrodillado pidiéndole a Dios que ese balón entre. A la tribuna con las linternas encendidas y grabando lo que pudiera ser un gol importantísimo, pero no…

Lo que nadie esperaba es que este, fuera mal cobrado y terminara en el palo derecho y despejado al final por la cabeza del altísimo Alexander Domínguez.

La expresión de “Cariaco” mirando al cielo lamentando la situación, fue la misma de todos los Junioristas que esperaron ese gol con ansia ante tanto festival de desperdicio y malas decisiones en el remate de las jugadas.

El árbitro Facundo Tello pita el final del partido y en el mundo Junior se engulle la rabia y el descontento tanto por el empate como por ese penal que no terminó en gol.

El primero en hablar fue Carlos Bacca: “Podía patear yo, Marco o Cariaco… nada, se botó, no hay palabras, qué vamos a hacer. No estaba acordado rotar, yo soy el encargado, pero Marco los cobra bien, ‘Cariaco’ los cobra bien, querían cobrar y se botó, qué se va a hacer. A veces los han metido, ahora toca seguir para adelante”, dijo en declaraciones post partido.

Arturo Reyes fue más tranquilo que su colega “Bolillo” Gómez un año atrás: “Estaba Carlos (Bacca), Marco (Pérez) y “Cariaco” (González), en ese orden. Ellos dentro del campo tomaron la decisión. Cobró “Cariaco” y desafortunadamente no la pudo meter”.

Luego de estas declaraciones, me ratifiqué con la frase dicha al inicio de este escrito: “El que no conoce la historia, está condenado a repetirla”. Y todo parece indicar que Carlos Bacca, Marco Pérez y a “Cariaco” González, no recordaron ese balón de Luis Sandoval que terminó en la tribuna sur del Roberto Meléndez.

Ese “chistecito” de patea tú, no patea tú, mejor hazlo tú, le costó al Junior de Barranquilla la bobadita de US 330.000, que es el premio que da CONMEBOL por mérito deportivo (ganar un partido). Espero que los jugadores del Junior estén enterados de esto, porque Don Fuad Char sí lo sabe y debe estar enojado por perder ese dinero extra.

Además, pone en riesgo la clasificación a los octavos de final de la Libertadores ya que Junior cedió 4 puntos en casa.

Ojalá el próximo domingo, cuando visiten al Deportivo Cali por Liga y peleando clasificación a los Cuadrangulares Semifinales, los jugadores del Junior no salgan con otro “chistecito”.

¡Sean serios, ombe…!

© Diario Deportes
© Foto | Toque Sports