Año No. 17
Edición No. 4.840

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Baloncesto

Dallas Mavericks canastearon 122 x 84 a Boston Celtics

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Acorralados al borde de la eliminación, los Dallas Mavericks firmaron este viernes una de las mayores palizas de la historia de las Finales de la NBA al vencer 122-84 a los Boston Celtics y acercarse 3-1 en el global.

Luka Doncic se echó a los Mavericks a la espalda con una exhibición de 29 puntos en 33 minutos y se permitió descansar todo el último cuarto en el American Airlines Center de Dallas.

Los Celtics, que llevaban 10 partidos invictos, firmaron su peor actuación ofensiva de la temporada pero aún disponen de una ventaja que ningún equipo ha desperdiciado en la historia.

El equipo verde tendrá otra oportunidad de proclamarse campeón, por primera vez desde 2008, en el quinto partido del lunes frente a su público.

Ninguno de los 156 equipos que estuvieron 3-0 abajo en playoffs logró remontar la eliminatoria, incluidas 14 ocasiones en Finales, pero Doncic y sus Mavericks no renuncian a creer en un milagro.

“Sabemos lo difícil que es jugar allí pero tenemos que estar enfocados y jugar igual que hicimos hoy”, demandó el esloveno.

La superioridad del viernes de los Mavericks llegó al punto de que el técnico de Boston, Joe Mazzulla, tiró la toalla al retirar a sus titulares a falta de tres minutos para el final del tercer cuarto.

Los locales no bajaron el pie del acelerador en el último periodo. Los 38 puntos de ventaja finales son la tercera mayor diferencia en un partido de Finales.

Boston, que sólo bajó de los 100 puntos en cuatro de sus 99 partidos anteriores este curso, vivió un auténtico colapso ofensivo quedándose en unos ínfimos 35 puntos en la primera mitad.

Jayson Tatum fue el máximo anotador del equipo con apenas 15 puntos, mientras Jaylen Brown y Jrue Holiday se quedaron en 10 cada uno.

– Reacción de orgullo –

Heridos en su orgullo, los Mavericks se hicieron desde el principio con el control del partido para evitar que sus primeras Finales desde 2011 terminaran en una humillante eliminación.

El último equipo en ser barrido 4-0 en una eliminatoria por el título fueron los Cavaliers de LeBron James en 2018 a manos de los Warriors de Stephen Curry y Kevin Durant.

Doncic, que arrastra diversos problemas físicos, respondió con contundencia a las numerosas críticas recibidas por su expulsión en la recta final del tercer partido, que arruinó una espectacular remontada de Dallas.

El esloveno, máximo anotador de la temporada y finalista al premio MVP, hizo después autocrítica y este viernes respondió con un recital de 29 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias.

Su socio Kyrie Irving sumó 21 puntos y, después de dos nefastos primeros partidos, sigue recuperando el excelso nivel que impulsó a los Mavericks en los playoffs hasta convertirse en el invitado inesperado de estas Finales.

El banco de Dallas también dio señales de vida por primera vez en la eliminatoria, especialmente el novato Dereck Lively II.

El pívot, que a sus 20 años es uno de los jugadores más jovenes en disputar unas Finales, logró 11 puntos y 12 rebotes con varias descomunales volcadas en una pintura que hasta ahora era coto protegido de los Celtics.

Boston fue todo el partido a remolque hasta verse 88-52 abajoj cuando Mazzulla decidió retirar a sus titulares.

Jason Kidd llamó después a los suyos y los 19.000 aficionados texanos despidieron a Doncic con una atronadora ovación.

El lesionado Kristaps Porzingis, de quien Mazzulla dijo que podría jugar si fuera necesario, no llegó saltar a la pista.

© Agence France-Presse