Año No. 17
Edición No. 4.841

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Baloncesto

Nuggets, a un partido de la final de la Conferencia Oeste

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

MARCA
Los Denver Nuggets de Mike Malone vencen y convencen (118-102) ante unos Phoenix Suns desamparados. Sin ningún plan ofensivo, sin consistencia y con una defensa rota incapaz de minimizar el impacto de Nikola Jokic, quién volvió a registrar un nuevo triple-doble, convirtiéndose en el pívot que más veces lo ha hecho en la historia de los Playoffs. Los de Arizona, ultradependientes de sus dos estrellas, hoy lastradas por los porcentajes, no compitieron en Colorado. Los Nuggets ponen el 3-2 en la serie. Los Suns de Kevin Durant y Devin Booker, al borde del K.O.

Estadística del partido:
En los locales, Nikola Jokic, con 29 puntos (12-20 en TC), 13 rebotes y 12 asistencias volvió a liderar a los suyos. Diecisiete puntos en un tercer cuarto que dinamitó el partido. Bien acompañado estuvo de Bruce Brown (25 puntos, 7-11 en TC), Jamal Murray (19 puntos, 7-15 en TC) y Michael orter Jr. (19 puntos, 7-11 en TC). La coralidad ofensiva de los Nuggets ante el talento individual de los Suns. En Phoenix, Devin Booker (28) y Kevin Durant (26) se combinaron para un total de 54 puntos, aunque en ningún momento supusieron una amenaza real. Porcentajes bajos, mala selección de tiro, ataques precipitados…y una defensa anticompetitiva por momentos.

Ajustes de Mike Malone para empezar
La serie regresaba a Denver donde los Nuggets tenían ante su público la oportunidad de calmar las aguas y encauzar su destino. Con 2-2 en el global, los de Colorado debían encontrar el modo de volver a frenar el vendaval ofensivo de los Suns y ser mucho más consistentes en los inicios de partido para evitar lo acontecido en los dos partidos previos. Y así fue: 35-24 para empezar, con un Michael Porter Jr. pletórico.

Los de Mike Malone, en el primer cuarto, pudieron correr, anotar en transición (15 puntos) y hallar tiros liberados. Guiados por Nikola Jokic (cinco puntos, cinco rebotes y cuatro asistencias) y liderados por Porter Jr. (14 puntos, 4-5 en T3). Los Phoenix Suns únicamente funcionaban a través del talento individual de su estrella, Devin Booker (12 puntos, 4-5 en TC). Y, mediante reivindicaciones personales, los de Monty Williams no estaban compitiendo. Cada ataque de los Suns implicaba cero movimiento de balón y jugarse tiros forzados (Kevin Durant, 1-8 en TC).

No obstante, los Nuggets iniciaban el segundo cuarto anotando siete puntos en ocho minutos (parcial de 7-22). Apagón ofensivo. Los visitantes dieron un paso adelante (desde el costado defensivo), aparecía Durant desde la media distancia y TJ Warren omnipresente en ambos lados de la pista. Durante toda la serie los Nuggets han defendido con “Flash” el juego de Pick & Roll con Booker o KD. Además de alternar el 2 vs 1 por todo el campo para sorprender al ataque de los Suns. Los de Monty Williams encontraron la fórmula para sacar provecho de la defensa agresiva de Denver. Con Booker, atacando los huecos que dejaban los locales, sobre todo dentro de la zona.

¿Mejoría o espejismo en Phoenix?
A la que ponían intensidad defensiva y había un mínimo de circulación en ataque, moviendo el balón rápido y buscando al secundario en la esquina, los Suns funcionaban. Sin embargo, no eran capaces de encontrar la regularidad en ello. Empezaba la segunda parte con un parcial de 19-5 (teniendo en cuenta el final del segundo e inicio del tercer cuarto). Mucho ritmo, gran movimiento de balón con Jokic anotando desde posiciones cercanas al aro. Y aparecía a escena Jamal Murray (dos puntos en la 1P), ejerciendo de base y empezando a generar tras bote. Desconexión anotadora de Booker, ataques poco elaborados, Durant con cuatro faltas…

Y Bruce Brown. Intensidad, compromiso, lucha en los rebotes, acierto…una pieza valiosísima para Mike Malone y los suyos. Durant, quién llevaba 39′ en pista, perdía su quinto balón del partido (18 puntos de Denver tras pérdida) y Christian Brown finiquitaba el partido con un mate a dos manos (+24). El partido terminaría 118-102 y Denver coloca el 3-2. La serie viaja de nuevo a Arizona. Y, como dato final, el vencedor del Game 5 suele acceder a la siguiente ronda en el 82% de las ocasiones (187-41). Sensaciones nefastas para el equipo de Kevin Durant y compañía.