Año No. 17
Edición No. 4.805

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Ciclismo

Bradley Wiggins, reveló acoso sexual en su adolescencia

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

AFP | Londres
El vencedor del Tour de Francia de 2012 y triple campeón olímpico británico, Bradley Wiggins, contó que fue “acosado” sexualmente a la edad de 13 años por un entrenador, en una entrevista a la revista Men’s Health, de la que se publicaron el martes algunos extractos.

“Fui acosado por un técnico cuando era más joven. Debía tener unos trece años y nunca lo he aceptado completamente…”, había explicado.

“Me afectó como adulto… lo enterré dentro de mí”, añadió.

El ciclista explicó su dificultad para revelar estos hechos de los que fue víctima por un contexto familiar poco propicio.

“Mi padrastro era bastante violento conmigo, me decía que era un homosexual porque llevaba equipaciones de lycra, por lo que no pensaba verdaderamente en confiarme” a él, detalló.

“Yo era muy solitario… Quería simplemente escapar a ese ambiente. Me encontré muy solo. Era un adolescente un poco extraño en algunos puntos de vista y pienso que mi determinación en una bicicleta nació de todo eso que pasé”, completó.

Wiggins, de 41 años, había ya hablado en el pasado de su lucha contra tendencias depresivas y una infancia difícil.

Alcanzó el apogeo de su carrera en 2012 ganando el Tour de Francia y unos días más tarde el oro en la prueba de contrarreloj en ruta de los Juegos Olímpicos de Londres.

Wiggins contó que intentó durante mucho tiempo comprender su relación con su padre biológico, el ciclista australiano Gary Wiggins, que abandonó a su familia cuando él era muy joven, muerto en una pelea en 2008.

“La primera vez que lo vi, yo tenía 18 años”, relató. “Establecimos una especie de relación, pero cuando fue asesinado, hacía algunos años que no nos hablábamos”.

“Era mi héroe. Quería probarle cosas. Había sido un buen ciclista, pero habría podido ser muy bueno, es un talento perdido. Era alcohólico, maniacodepresivo, más bien violento y tomó muchas anfetaminas y drogas (para doparse) en la época”, añadió Wiggins.