Año No. 17
Edición No. 4.838

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Ciclismo

Este domingo, se correrá la Milán – San Remo

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Aunque la Milán-San Remo es la más imprevisible e indescifrable de las clásicas, el primer ‘Monumento’ ciclista del año se presenta en su 115ª edición como un duelo entre Tadej Pogacar y el vigente campeón Mathieu van der Poel.

En la salida desde Pavía, al sur de Milán, varios hombres fuertes como el danés Mads Pedersen, el italiano Filippo Ganna, segundo el año pasado, o el francés Christophe Laporte aspiran a inmiscuirse en la pelea entre los dos favoritos.

Los velocistas puros, que no alzan los brazos en la Via Roma desde que lo lograse el francés Arnaud Démare en 2016, cuentan con el belga Jasper Philipsen como candidato a lo más alto del podio en caso de que se produzca una llegada masiva.

Pero por encima de ellos brilla el aura de Pogacar y el de Van der Poel, quienes, en ausencia de Wout Van Aert, centrado en la preparación de las clásicas de adoquines, son los grandes favoritos para la denominada ‘Primavera’.

El esloveno y el neerlandés, reúnen las condiciones para dinamitar la carrera en el Poggio, el trampolín hacia la gloria después de un largo desfile desde Milán.

Y los dos mejores corredores de clásicas del mundo pelearán también por hacer historia.

Pogacar y Van der Poel son los dos únicos corredores en activo en haber ganado más de dos ‘Monumentos’; cinco para el esloveno (Lieja-Bastoña-Lieja, Tour de Flandes, tres veces el Giro de Lombardía), y cuatro para el neerlandés (Milán-San Remo, París-Roubaix, dos veces el Tour de Flandes).

– Ataque definitivo en el Poggio –
En 2023, el tractor neerlandés marcó la diferencia en el Poggio, ese repecho que sin ser demasiado duro (3,6 kilómetros al 3,7%) resulta a menudo decisivo a 5,5 kilómetros para meta. Van der Poel lo escaló a más de 38 kilómetros por hora para terminar imponiéndose a Filippo Ganna, Wout Van Aert y Pogacar.

Su plan para este año no debería ser muy diferente: un esfuerzo máximo en los cinco minutos que dura la subida para tomar unos segundos en la cumbre y administrar su ventaja en el descenso hacia San Remo.

“Espero una carrera similar. No es una carrera muy táctica. Todo se juega generalmente en el Poggio, donde son las piernas las que hablan”, apuntó.

Pero a diferencia del año pasado, donde se entrenó en la Strade Bianche y en la Tirreno-Adriático, el nieto de Raymond Poulidor aún no ha corrido este año en ruta, centrado hasta ahora en reinar hegemónicamente en el ciclocrós.

“Idealmente me hubiera gustado disputar una carrera antes, pero si hay un ‘Monumento’ que puedo ganar sin tener el ritmo de la competición es la Milán-San Remo”, consideró el vigente campeón del mundo, bronceado y fino tras una larga preparación en España.

En liza por un primer doblete consecutivo en la Via Roma desde Eric Zabel en 2001, puede ponerse a la altura de Pogacar si conquista un quinto ‘Monumento’.

–  Exhibición en la Strade Bianche –
Después de un inicio de temporada tardío pero estelar -una escapada ganadora en solitario de 81 km en la Strade Bianche- el as esloveno busca agrandar su palmarés en San Remo, donde no cesa de progresar año tras año (12º en 2020, 5º en 2022, 4º en 2023).

En caso de ganar, sólo le quedaría por conquistar la París-Roubaix, donde nunca ha participado, para convertirse en el cuarto corredor de la historia, en primero no belga, en ganar los cinco ‘Monumentos’.

Corredor ultracompleto, ‘Pogi’ adora las clásicas. Pero ha hecho este año de la conquista del Giro de Italia y el Tour de Francia su objetivo principal. Así pues no estará en principio en el Tour de Flandes, el segundo ‘Monumento’ del calendario y que había conquistado el año pasado aplastando a Van der Poel en el Viejo Kwaremont.

El sábado podría verse tentado de no esperar al Poggio y tratar de marcar la diferencia de lejos, en la Cipressa (5,6 km al 4,1%, cumbre a 22 kilómetros de meta).

“La llegada no está lejos de donde vivo en Mónaco. Conozco bien el final y las últimas subidas”, señala el doble ganador del Tour de Francia. “Es una de las carreras más difíciles de ganar y varios escenarios son posibles. Pero está claro que tengo muchas ganas de ganarla”, sentencia.

© Agence France-Presse