Año No. 17
Edición No. 4.808

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Ciclismo

Se corre la Vuelta a Flandes

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

AFP | Amberes
Un cambio de favorito: la Vuelta a Flandes ha pasado del belga Wout Van Aert al holandés Mathieu Van der Poel como punto de referencia de la gran clásica belga que se disputa el domingo sobre 273 kilómetros.

Símbolo de un pelotón minado por los virus desde más de un mes, Wout van Aert anunció su baja el viernes. El campeón de Bélgica, positivo al covid, dejó huérfano al equipo Jumbo, dominador en las primeras clásicas.

Ausente en la salida de Amberes, Van Aert deja su lugar a Van der Poel, su gran rival, que le había ganado en un esprint a dos en 2020. Pero, el año pasado, el propio Van der Poel se inclinó en las mismas circunstancias frente al danés Kasper Asgreen.

“He dado todo para estar en la cima de mi forma en la Vuelta a Flandes e iré a ganar”, anunció Van der Poel tras su triunfo el miércoles en la pruebas A través de Flandes.

Las condiciones meteorológicas, el frío soleado anunciado en el Flandes oriental, convienen a Asgreen, igual que a Van der Poel y al esloveno Tadej Pogacar, el tercer hombre a seguir de cerca el domingo.

El esloveno descubre la carrera que solo ha disputado en versión Sub-23, en 2018. Pero el doble vencedor del Tour de Francia cambió después de dimensión.

Lanzado en su desafío inédito en la época contemporánea, ya que Eddy Merckx es el último laureado del Tour en figurar en el palmarés de la prueba, en 1975, Pogacar aprendió la lección de se debut en tierras de Flandes (10º en la prueba A través de Flandes debido a una mala colocación). “Espero no cometer el mismo error”, prometió.

Pogacar tiene por delante la sucesión de (18) ascensiones de montes, subidas breves y puntiagudas que facilitan la selección. Con, sobre todo, el encadenamiento Vieux Quaremont-Paterberg, estando este último situado a menos de 15 kilómetros de la llegada.