Año No. 17
Edición No. 4.783

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Ciclismo

Tadej Pogacar y Mathieu van der Poel, los favoritos para la Lieja-Bastoña-Lieja

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Tadej Pogacar y Mathieu van der Poel, los dos corredores de clásicas más grandes de su generación, entrarán en colisión el domingo en la Lieja-Bastoña-Lieja, nuevo episodio de la batalla por coleccionar ‘Monumentos’.

En ausencia de Remco Evenepoel, vigente doble vencedor de ‘La Decana’, el esloveno se presenta como favorito ante el campeón del mundo neerlandés, quien después de sus victorias en el Tour de Flandes y en la París-Roubaix, puede convertirse en el primero desde Eddy Merckx en 1975 en conquistar tres ‘Monumentos’ en una temporada, pero se verá ante un terreno menos propicio para sus cualidades.

La carrera por los Monumentos

Al conquistar su segunda París-Roubaix, Van der Poel se convirtió a los 29 años, en el único corredor en activo en haber ganado seis ‘Monumentos’, la denominación de las cinco grandes clásicas. Pogacar, de 25 años, tiene sin embargo la ocasión de igualar el domingo si se impone una segunda vez en Lieja, después de 2021.

Esa lucha trasciende de ‘La Decana’, donde ‘Pogi’ tendrá una revancha pendiente después de su violenta caída el año pasado (fractura en una mano) que lastró su preparación para el Tour de Francia.

Los dos corredores están también en liza por una gesta sólo alcanzada por tres belgas -Merckx, Roger De Vlaeminck, Rik Van Looy- en la historia: ganar los cinco ‘Monumentos’.

Pogacar (Tour des Flandes, Lieja-Bastoña-Lieja, Giro de Lombardía) y Van der Poel (Milán-San Remo, Tour de Flandes, París-Roubaix) ya han ganado tres. Los dos que les restan son también, para cada uno, los que menos se adaptan a sus características.

Ventaja para Pogacar en Lieja

‘La Decana’ recompensa generalmente a los corredores de clasificación general ya que se hace necesario negociar con desniveles positivos dignos de una etapa de montaña del Tour de Francia (4.450 m), con una sucesión de subidas como la Redoute (1,6 km a 9,4% de desnivel) y la Roche-aux-Faucons (1,3 km al 11%).

Un trazado ideal para Pogacar, no tanto para Van del Poel, con mayor peso (75 kg), aunque fue sexto en Lieja en 2020 en su única participación. “Soy lo suficiente realista para saber que me costaría seguir a los Remco y Tadej si están a su mejor nivel. Ellos escalan mejor”, afirmaba el neerlandés en Roubaix.

Pero su forma del momento le ofrece motivos para creer, aunque su discreto papel en la Amstel Gold Race (22º) suscitase dudas.

Un enfoque diferente

Intocable en los ‘Monumentos’ de pavés, Van der Poel no ofreció su mejor cara en la Amstel. ‘La Decana’ dictará si se trató de un simple bajón o un síntoma de que la sucesión de carreras comienza a pesar al neerlandés, que pasó la semana en España, donde reside, para entrenar y huir de la atención mediática.

Pogacar llega en una dinámica muy diferente. Centrado en el Giro en mayo, no ha vuelto a correr desde su triunfo en la ‘Volta’ a Cataluña el 24 de marzo. “Mi ambición es ganar todas las carreras, pero paso a paso”, afirmó el esloveno el viernes. “Ante Mathieu será un bonito combate. Pero la carrera estará muy abierta porque no estaremos nosotros dos solos”, añadió el líder del UAE.

También él pedaleó al sol, compartiendo fotos de sus entrenamientos bajo el cielo azul de la Riviera italiana mientras un diluvio de granizo se abatía sobre sus colegas en liza en la Flecha Valona.

Un duelo intenso

Pogacar y Van der Poel no presentan el mismo perfil y no comparten una rivalidad absoluta como la que opone al esloveno con Jonas Vingegaard en el Tour o al neerlandés con Wout Van Aert en las carreras de un día.

Pero ya han tenido ocasión de medirse en varias ocasiones, y en muchas de ellas han saltado chispas.

En la Milán-San Remo, en la que Van der Poel pudo responder a los ataques de Pogacar. Y sobre todo en el Tour de Flandes, donde Van del Poel ganó su duelo en 2022 antes de que Pogacar se tomase la revancha en 2023 volando en el Vieux Quaremont.

El pasado agosto en Glasgow, fue de nuevo Van der Poel el que se llevó el gato al agua para convertirse en campeón del mundo delante de Van Aert y de Pogacar.

© Agence France-Presse