Año No. 17
Edición No. 4.836

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Tenis

Beatriz Haddad Maia y Holger Rune, a cuartos de final del Roland Garros

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Casi ocho horas de tenis en solo dos partidos que figurarán en lo alto de la lista de los mejores del presente Roland Garros: este lunes en la Suzanne Lenglen salió cara para Beatriz Haddad Maia (12ª) y Holger Rune (6º), cruz para Sara Sorribes (132ª) y Francisco Cerúndolo (23º).

En el primer turno, en un duelo a priori desequilibrado entre la brasileña Maia, una Top-15 en pleno crecimiento, y la española Sorribes, más allá de las 100 mejores después de regresar solo en abril tras seis meses lesionada, se dio el cóctel perfecto.

Remontó Haddad; 6-7 (3/7), 6-3 y 7-5, en tres horas y 51 minutos, el tercer partido más largo de la historia de Roland Garros en categoría femenina.

– Mentalidad Djokovic –
“La clave fue jugar todos los puntos sin importar el marcador. Pensé que si yo estaba nerviosa, mi adversaria también lo estaba. Y Novak Djokovic también dijo que a veces está nervioso. Si él lo está, ¿quién soy yo para no estarlo?”, comentó la brasileña, primera jugadora de este país en cuartos de Roland Garros desde María Bueno en 1968.

La brasileña parecía lanzada al triunfo cuando se situó 5-2 en el primer set. Pero Sorribes resistió y con tres roturas forzó el ‘tie break’, donde no tuvo rival.

La española siguió remando, consiguió una rotura de inicio en el segundo set y se colocó 3-0, pero entonces le pudo el vértigo. Seis juegos consecutivos entregaron el segundo a Haddad, lanzada en el tercero.

“Durante el partido no me he reprochado nada. Lógicamente creo que esta noche cuando me tumbe en la cama las recordaré mucho”, dijo Sorribes, refiriéndose a las cuatro oportunidades que tuvo de ponerse 4-0 en la segunda manga.

A continuación saltaron a la arena Rune y Cerúndolo, dos jóvenes (20 y 24 años) de sangre caliente que prometían alto voltaje. No defraudaron en un partido que se definió en el ‘super tie-break’ tras cuatro horas: 7-6 (7/3), 3-6, 6-4, 1-6 y 6-6 (10-7).

Ambos combinaron grandes golpes pero también periodos sombríos, claros errores y todo tipo de gestos de disconformidad hacia sus ‘boxes’ cuando las cosas no les salían.

– Ruud detiene a Jarry –
“Es un sentimiento único estar en esta pista ante una increíble multitud. Me dije a mí mismo ‘juega a tenis y disfruta’ porque estos momentos se quedan contigo ganes o pierdas”, dijo Rune al finalizar.

Menos épica tuvo el triunfo en tres sets de su rival en cuartos, el noruego Casper Ruud (4º), contra el chileno Nicolás Jarry (35º), incapaz de sostener su gran nivel en el ‘money time’ del partido.

El gigante (1,98 metros) se va de Roland Garros con tres victorias en el bolsillo. No había levantado los brazos en sus tres participaciones anteriores.

Por la noche, debido a la duración de los primeros partidos en la Lenglen, la gran sorpresa de Roland Garros, Tomás Martín Etcheverry (46º), avanzó por la vía rápida ante el japonés Yoshihito Nishioka (33º).

“¡No me lo puedo creer! Es un sueño hecho realidad, gracias por el apoyo. Gracias a mi familia, es muy importante compartir este torneo”, dijo tras haberse arrodillado y derramar alguna lágrima en la pista.

Jugará ante Alexander Zverev (27º), que batió en tres sets a Grigor Dimitrov (29º).

También avanzó a cuartos por primera vez en su carrera la tunecina Ons Jabeur, que batió sin mayor historia a la estadounidense Bernarda Pera (36º).

Además la finalista saliente Coco Gauff (6ª) logró el pase sin contemplaciones ante la eslovaca Anna Karolína Schmiedlová (100ª).

En cuartos Gauff buscará la revancha de la final del año pasado ante la número 1 Iga Swiatek, clasificada por la retirada tras sentirse enferma de la ucraniana Lesia Tsurenko (66ª) cuando perdía 5-1.

© Agence France-Presse