Año No. 17
Edición No. 4.756

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Tenis

Danielle Collins, ganadora del WTA 1000 de Miami

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email

La estadounidense Danielle Collins ganó este sábado  el primer WTA 1000 de su carrera al vencer sorpresivamente en la final del torneo de Miami a la kazaja Elena Rybakina, cuarta jugadora del mundo.

Collins, de 30 años, ganó 7-5 y 6-3 en dos horas y dos minutos, en la primera final que disputaba de un torneo de esta categoría.

La floridana, 53 del ránking femenino, logró así su mejor resultado, precisamente en su estado natal y dos meses después de anunciar que este sería el último año de su carrera.

Su victoria la aúpa hasta el vigesimosegundo puesto del ránking y pone el broche de oro a un torneo de ensueño, en el que apenas cedió un set.

“Es un sueño hecho realidad haber jugado al nivel al que he jugado constantemente en las dos últimas semanas”, dijo Collins en rueda de prensa tras el encuentro.

“Ha sido increíble salir hoy y sentir la energía de los aficionados y que estaba jugando delante de miles de mis mejores amigos. Ha sido surrealista. Nunca olvidaré este día”, añadió.

Rybakina llegó a su segunda final consecutiva en Miami como la gran favorita, tras la eliminación temprana de las tres primeras cabezas de serie: Iga Swiatek, Aryna Sabalenka y Coco Gauff. Pero volvió a quedarse a las puertas del título, un año después de caer ante la checa Petra Kvitova.

La kazaja, de 24 años, había aterrizado en Florida con muchas dudas después de perderse por una dolencia intestinal el WTA 1000 de Indian Wells, donde debía defender título. Y su recorrido hasta la final fue de lo más complicado, con cuatro de cinco encuentros resueltos en el decisivo tercer set.

“Físicamente no estaba al 100% así que no pude esforzarme más”, admitió la kazaja en la rueda de prensa postpartido.

– Agresividad y solidez –
Ante los ojos de dos leyendas como Martina Navratilova y André Agassi, Collins no tuvo ningún complejo ante la ganadora de Wimbledon de 2022.

La estadounidense empezó el encuentro muy agresiva, plantada sobre su línea de fondo, dispuesta a aprovechar cualquier bola corta. Una estrategia que logró incomodar a Rybakina.

La kazaja, que llevaba tres horas más de juego disputadas que su rival, empezó incómoda, con demasiados errores no forzados. Y si logró mantenerse a flote fue gracias a su servicio, una de sus mejores armas.

Enfrente, Collins mostró una enorme solidez mental, salvando las cinco bolas de break que tuvo su adversaria en la primera manga y rompiendo en el mejor momento, cuando Rybakina sacaba para igualar a 6-6.

Ganar el primer set animó aún más a Collins, rápida de piernas y de ideas, y apagó a su rival. La estadounidense rompió el primer juego de servicio de Rybakina del segundo set para ponerse 2-0 y ya parecía lanzada hacia la victoria.

Pero la kazaja se aferró al partido y le devolvió el break en el juego siguiente antes de empatar a 2-2.

El resto del set fue un toma y daca, con una Rybakina más sólida y una Collins decidida a no ceder nada.

La estadounidense volvió a conseguir un break en el mejor momento, para ponerse 5-3 arriba y servir para llevarse la victoria.

Lo consiguió en un último juego muy disputado, en el que Rybakina levantó tres bolas de partido y tuvo una de break, antes de ceder contra Collins.

© Agence France-Presse