Año No. 17
Edición No. 4.756

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Tenis

Grigor Dimitrov vs. Jannik Sinner, la final del Masters 1000 de Miami

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email

En otro capítulo de su resurrección tenística, el búlgaro Grigor Dimitrov derrotó el viernes al alemán Alexander Zverev y avanzó a la final del Masters 1000 de Miami, en la que enfrentará al italiano Jannik Sinner.

Dimitrov, número 12 de la ATP, superó a Zverev (5º) por 6-4, 6-7 (4/7) y 6-4 en dos horas y media de un igualado pulso y se ganó el derecho a pelear por su segundo trofeo Masters 1000 a sus 32 años.

El búlgaro, que volverá al top-10 del ránking mundial por primera vez desde 2018, ya había dado otra campanada en Miami al eliminar en cuartos de final al español Carlos Alcaraz.

El domingo buscará una última hazaña para vencer a Sinner, el gran favorito para triunfar en su tercera final en Miami.

“Seguí creyendo, seguí teniendo fe en mí mismo”, dijo Dimitrov sobre su regreso al club de los diez mejores del circuito. “Cuando no creía lo suficiente en mí, todo el equipo que me rodeaba me empujaba constantemente en la dirección correcta. Mi familia, mis amigos cercanos. Esto es sólo la guinda del pastel”.

El búlgaro, que llegó a ser número tres de la ATP en 2017, está de vuelta en la élite con su segunda final en los últimos cuatro Masters 1000 disputados, tras la que perdió en octubre ante Novak Djokovic en París.

El único título de Dimitrov en esta categoría se remonta a 2017 en Cincinnati pero en Miami ha descorchado su mejor tenis para apartar del camino a dos miembros del top-5, Alcaraz y Zverev, contra el que acumulaba siete derrotas seguidas.

El rocoso Dimitrov está exhibiendo en Miami el toque de sus mejores días y regalando jugadas de extraordinaria calidad como la que le valió el ‘break’ decisivo en el último set, con una exhibición de reflejos para remachar una pelota que golpeó la red.

Dimitrov sacó petróleo de sus dos únicas pelotas de quiebre del juego ante Zverev, poseedor de uno de los mejores servicios del circuito.

La primera le sirvió, con ventaja 5-4, para abrochar el primer set bajo una gran ovación del público del Hard Rock Stadium, incluida Serena Williams, ocho veces campeona en Miami.

El segundo set también se desarrolló en una enorme igualdad. Zverev se llegó a ver a sólo dos puntos de la derrota por la vía rápida pero se apoyó en su majestuoso revés para mantenerse en pie y empatar el choque en el ‘tiebreak’.

Después fue Dimitrov el que mostró carácter para rehacerse del golpe y, con una efectividad extrema, aprovechó otra vez su oportunidad para el quiebre y tomó el control del set hasta sellar la cita del domingo con Sinner.

Zverev, ganador de cinco títulos Masters 1000, aspiraba a igualar a Boris Becker como los tenistas alemanes que jugaron más finales de esta categoría, con 11.

© Agence France-Presse