Año No. 17
Edición No. 4.716

DIRECTOR Hugo Illera
EDITOR GENERAL Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL Lizeth Torres

Desde Barranquilla, el deporte en un click

El primer diario deportivo de la Costa Caribe

DIRECTOR
Hugo Illera
EDITOR GENERAL
Fabián Buendía
EDITOR DIGITAL
Lizeth Torres

Atletismo

Sebastian Coe, habló sobre los atletas transgénero

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on email

AFP | Londres
El presidente de la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics), Sebastian Coe, expresó su temor a que el deporte femenino se vea fragilizado por la participación de competidoras transgénero.

“La integridad del deporte femenino, si no tomamos medidas para su futuro, es muy frágil”, afirmó el presidente del atletismo mundial al diario británico The Times, este martes.

Según el excorredor de medio fondo, más allá de los debates sociales y las cuestiones de ética, la presencia de deportistas transgénero en las competiciones supone un problema para la garantía de la igualdad de oportunidad.

“El género no puede ganar sobre la biología”, señaló.

“Debemos confiar lo máximo posible en la ciencia”, insiste Coe, para quien “no hay ninguna duda de que la (tasa de) testosterona es el determinante clave del rendimiento”.

“Es lo que nosotros siempre hemos intentado hacer cuando el tema era espinoso”, añadió el presidente de World Athletics.

El reglamento de la Federación Internacional de Atletismo en este asunto apunta a que una deportista transgénero debe probar que tiene un nivel de testosterona muy bajo en el año anterior a la competición en la que quiere participar, suministrando regularmente durante esos doce meses documentos médicos.

Las palabras de Coe llegan unos días después de la participación de Lia Thomas, una nadadora transgénero, en los campeonatos universitarios estadounidenses en Atlanta, donde ganó las 500 yardas en estilo libre con más de un segundo y medio sobre la segunda.

El caso de Lia Thomas, que en el pasado compitió en pruebas masculinas, ha generado división en la opinión pública en Estados Unidos. Sus detractores estiman que cuenta con una ventaja fisiológica injusta.